sábado, 12 de agosto de 2017

TRUMP, VENEZUELA, MADURO Y LA REALIDAD ESPAÑOLA.


Una vez más, los Estados Unidos se convierten en el país guardián del mundo, pero con la salvedad, que su Presidente se ha creído el ser más poderoso de la Tierra, capaz de declarar guerras, amenazar a países democráticos con envíales las tropas y tolerar a otros en los que la democracia no ha estado nunca entre sus dirigentes y en las que se ahorcan a los homosexuales y la mujer hasta para conducir tiene que llevar a su marido o un hombre de su familia a sus lado, aunque la chica sea titulada universitaria.

Pero el Presidente Trump solo está obsesionado en que sus ejércitos vuelvan al paralelo 38 y así conseguir la revancha que desde hace muchos años sus jefes militares desean. Y si hasta ahora era su primacía, ahora amenaza a Maduro con enviar sus tropas a ayudar a los que son sus oponentes.

Maduro, para la oposición puede que le consideren un dictador, pero lo real es que fue elegido por los votos aunque a esa oposición no le guste, ni tampoco al Sr. Trump.

Son los venezolanos a los que deben resolver sus problemas en las urnas y claro que debemos ayudarles a que lo consigan, pero no podemos seguir considerando a Venezuela la octava isla en la que hasta Rajoy habla de ella para que el pueblo español se olvide de los juicios, las declaraciones de corrupción, los que están en las cárceles por chorizos o los que se han hecho ricos con la miseria de su pueblo.

Dejémonos de Venezuela y volvamos a poner los pies en España y sus problemas que son muchos. Primeros son nuestros parados que no tienen ningún horizonte, nuestros ancianos con pagas miserables, los desahuciados por unos bancos que han dispuesto de miles de millones para seguir negando créditos o querer que se olviden las colas del paro. Esta es nuestra Venezuela, pero parece que a los políticos de nuestro país y a muchos medios de comunicación les interesa potenciar las noticias de Venezuela y Maduro que las que puedan involucrar a políticos, empresarios, banqueros y otros personajes en la corrupción de nuestro país.

Y mientras tanto, el Sr. Trump amenazando con una guerra mundial sin que nadie le ponga la más mínima pega. Ante esta situación no es nada raro que en unos meses nos encontremos inmersos en una guerra que poco a poco se irá extendiendo por diversos países. Y cuando esto ocurra. ¿ Seguiremos hablando de Venezuela o Maduro?

No hay comentarios: