sábado, 5 de agosto de 2017

ES BUENO QUE A TODOS SE NOS DEJE OIR.


Hoy, una Fundación que sea declarada de "utilidad pública", se traduce en distintos privilegios fiscales. Este es el caso del grupo ultracatólico “ Hazte Oír” es el que está haciendo una campaña contra las niñas y niños transexuales y que no ha sido motivo suficiente para que el gobierno de Mariano Rajoy le revocase esa declaración, algo que sí ha hecho con una media docena de asociaciones de distintos ámbitos.

Hazte Oír sacó a la calle su autobús tránsfobo. "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer seguirás siéndolo", rezaba el cartel colocado en los laterales del vehículo naranja.

Mientras el "autobús del odio" intentaba circular por las calles de Madrid, trascendió que el grupo que lo patrocinaba disfrutaba de una "declaración de utilidad pública" desde mayo de 2013. Fue entonces cuando el gobierno de Rajoy incluyó a Hazte Oír en esa categoría, lo que legalmente implica reconocer su carácter de "interés general". Gracias a ello, el grupo ha contado desde entonces con una serie de exenciones y beneficios fiscales –no debe pagar el Impuesto sobre Sociedades, el IBI o el Impuesto sobre Actividades Económicas, entre otros-, lo que le permitió engordar sus cuentas bancarias.

En marzo pasado, el pleno del Congreso –con los votos de PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos y ERC- pidió al gobierno que revocase esta declaración de utilidad pública, ya que las actividades desarrolladas por la organización ultra son "frontal y radicalmente contrarias a los valores, fines y principios que justifican la declaración de interés general de una asociación y, en concreto, a los de promoción de los valores constitucionales, de los derechos humanos, de la familia, de la infancia y de la igualdad de oportunidades y de la tolerancia".

Con esta ayuda que le hace el gobierno del Sr. Rajoy a esta fundación ultra “Hazte Oír” es "utilidad pública" desde 2013 y dispone de un presupuesto anual de más de 2,6 millones.

La última idea de estos personajes es la presentación de un avión que pretendían que llevara por todas las playas el mensaje homófobo que ellos con tanto orgullo pregonan. Las televisiones sacaron la avioneta de color naranja y al Presidente de esa asociación asegurando que estarían en los lugares turísticos, pero lo que no dijo es que dicha avioneta no puede volar – le faltan aparatos de navegación – carece de permiso y la tornillería está oxidada con lo que las autoridades aeronáuticas no le han permitido emprender viaje.

Ya es hora de acabar con las subvenciones a este tipo de instituciones que pregonan el odio y la diferencia entre los seres por tener una manera de pensar y de vivir diferente a sus caducas ideas.

 

No hay comentarios: