sábado, 29 de julio de 2017

REAPARECE LA SRA. DÍAZ CON SUS COMPLEJOS.


No nos equivocábamos cuando hace muy poco tiempo y después del 39 Congreso del PSOE decíamos que empezaba una guerra sin cuartel entre la sultana andaluza y la nueva ejecutiva que lidera Pedro Sánchez y no nos equivocamos.

La Sra. Díaz ha vuelto a las andadas y desoyendo las voces de un Congreso Federal se ha dedicado a hacer todo lo posible para que el 40% de los militantes del PSOE que pertenecen a Andalucía se enfrenten a su Secretario General o al menos que no vean con buenos ojos las decisiones de un equipo elegido legalmente como ocurrió la vez anterior en la que una serie de personajes entre los que también estaba la Sra. Díaz hicieron dimitir a Pedro Sánchez con el único objetivo de llevar a la Sra. Díaz a Ferraz. Felipe González, Rubalcaba, Alfonso Guerra, Zapatero. Madina Y los ex presidentes Griñan y Manuel Chávez, se llevaron un gran disgusto cuando Pedro Sánchez ganó las Primarias aun en contra del poder que ellos tenían, pero ahora, en el 13 Congreso Andaluz que ha comenzado en el día de hoy vuelven a unificar criterios para componer un frente que poco a poco vaya minando a Sánchez y colocando a su protegida en condiciones de luchar por el sillón de la Secretaría General que ella perdió y que – al parecer - no ha sabido digerir esa derrota.

En la apertura del Congreso Andaluz la Sra. Díaz ha apelado a la igualdad de los andaluces con el resto de los ciudadanos del país, y ha reivindicado la historia de su partido y la herencia recibida: "Estamos orgullosos de lo que hemos sido y de lo que somos", ha proclamado. "Las personas por delante de los territorios, somos socialistas, nunca fuimos nacionalistas", ha recalcado Díaz, que ha marcado distancias con la resolución sobre el Estado "plurinacional", aunque sin mencionarla, que se aprobó en el 39 Congreso Federal. Ante el debate territorial, ha defendido que Andalucía tiene que ser "leal" a los millones de ciudadanos que salieron a la calle hace 40 años para pedir la autonomía plena, y ha señalado: "Cuando Andalucía levanta la bandera de la igualdad lo hace pensando en España, en la soberanía nacional. Esa es nuestra ventaja y nuestra suerte".

Ha subrayado que en democracia y en el PSOE el destino político de las personas "no dependen del lugar que ocupen en el organigrama, depende del lugar que se ocupe en el corazón de los militantes y de los simpatizantes, en el corazón de los ciudadanos de izquierda”. Ha recalcado que Andalucía no quiere "solidaridad", sino "justicia" e "igualdad" con el resto de los territorios, y ha dejado claro que ella, como presidenta, no va a "mendigar nada" sino a reclamar lo que le corresponde a Andalucía. De Podemos, aunque sin mencionarlo, ha dicho que está instalado en la "pureza ideológica y el populismo" y ha agregado: "Dicen que quieren casarse con nosotros, aunque yo no he pedido matrimonio". Sólo ha lanzado elogios a Ciudadanos, con quien el PSOE firmó un acuerdo de investidura, frente a lo que ha denominado "partidos sucursales".

Respecto a su Secretario General el Sr. Sánchez, la Sra. Díaz "No menciona a Pedro Sánchez, lo ningunea e intenta invisibilizarlo", han insistido los militantes afines al Secretario General, que han lamentado que la jefa del Ejecutivo andaluz "quiere ganar un congreso haciendo olvidar que ha perdido otro", a cuenta de las primarias socialistas en las que fue derrotada por Pedro Sánchez.

Así están las cosas el primer día del Congreso Andaluz. Empiezan a florecer las ideas que siempre ha tenido la Sra. Díaz de conseguir de cualquier manera llegar a Ferráz y volverse a cargar a Pedro Sánchez empleando nuevamente a los hombres más poderosos del partido e ignorando el mandato de las bases.

Mal vemos al PSOE si en Andalucía la Sra. Díaz se olvida de que tiene a un Secretario General con más mando que ella, aunque piense que puede volver a declarar la guerra al que parece que es su máximo enemigo.

No hay comentarios: