martes, 18 de julio de 2017

¿NUNCA LLEGARÁN A ENTENDERSE?


Ayer estuvieron reunidos los hombres y mujeres con más poder en los partidos de Podemos y el PSOE con sus líderes a la cabeza y con la idea de llegar a algún entendimiento para en un futuro muy próximo llegar a desalojar a Rajoy de la Moncloa.

Pero mientras en Madrid y otros lugares de este país, se intenta que la izquierda se entienda y llegue a acuerdos de futuro, en Andalucía sigue una guerra fratricida entre la Secretaria del PSOE la Presidenta de la Comunidad, la Sra. Susana Díaz y la representante en Podemos, Teresa Rodríguez.

En los últimos días, ambas ejecutivas han hecho públicos documentos internos en los que señalan al contrario como enemigos a batir. Los socialistas tildan a los morados de “populismo caudillista” e “izquierda inútil”, y Podemos calificar al PSOE andaluz de “partido irrecuperable” para la izquierda.

La rivalidad ha llegado a un punto en el que incluso los de Teresa Rodríguez han exigido a IU romper con los socialistas en los casi 30 ayuntamientos andaluces que gobiernan junto a ellos, como condición necesaria para pactar la confluencia de cara a las próximas elecciones. “O con ellos o con nosotros”, dicen. La líder regional de Podemos ha espetado a la presidenta andaluza en el Parlamento que jamás cometerá el error de IU de entrar en un Ejecutivo con el PSOE. “¡Ni muerta!”, le gritó durante una sesión de control al Gobierno.

Susana Díaz ha usado ese “¡ni muerta!” como piedra de toque para dejar claro que los morados sienten un “odio irrefrenable” hacia los socialistas, similar al que en los noventa les profesaban sus compañeros de IU y el PCA. “Su verdadero objetivo es destruir al PSOE”, dice.

 Pero su postura hacia Teresa Rodríguez y su grupo es tan beligerante como la de estos. Así aparece reflejado en la ponencia política que defenderá la reelegida secretaria general de los socialistas andaluces en el Congreso regional del PSOE-A a final de mes, donde se sitúa a Podemos en la trinchera de enfrente, en el mismo espacio de rivalidad que el PP. Susana Díaz ha defendido, antes y después de las primarias que le enfrentaron a Pedro Sánchez por el control del PSOE federal, que no pactaría “ni con el PP ni con Podemos”. El nuevo rumbo del secretario general de los socialistas, que este lunes se ha sentado a negociar con Pablo Iglesias por segunda vez en tres semanas, no ha torcido la hoja de ruta de la sevillana.

En fin que si no se arregla esa guerra entre las dos andaluzas, nos parece difícil que a nivel nacional se pueda llegar a algún acuerdos entre los dos partidos, más teniendo en cuenta que el PSOE en Andalucía es la asociación más poderosa en sus filas.

Rodríguez admite que pueden llegar a acuerdos puntuales con los socialistas, pero descarta un entendimiento similar al que parece fraguarse en Madrid. “El PSOE de Susana Díaz está instalado en el reproche pueril, es el novio despechado que siempre nos recuerda que no le apoyamos la investidura”, recuerda.

Díaz tiene grabado a fuego y no se le olvida que estuvo 80 días sin gobierno, que fue vetada hasta en tres ocasiones en su investidura, y que finalmente fue Ciudadanos, un partido liberal conservador, quien se avino a pactar con el PSOE.

Díaz ha rescatado contra Podemos el concepto de la pinza, que el PSOE-A usó en los noventa para criticar la alianza entre PP e IU para bloquear las iniciativas de un Gobierno socialista en minoría. Y Rodríguez no deja de recordarle a la presidenta andaluza que prefirió aliarse con Ciudadanos a transigir con las políticas de izquierdas que proponía su formación.

Con este panorama, ¿ Quién puede garantizar que ambos partidos en Andalucía puedan llegar a algún entendimiento aunque le lleguen ordenes de Madrid?.

No hay comentarios: