lunes, 31 de julio de 2017

LOS CUATRO CRÍTICOS DEL PSOE.


Una vez concluidos los congresos regionales del PSOE, con toda seguridad, veremos un partido totalmente alineado  con Pedro Sánchez exceptuando las federaciones andaluza, valenciana y castellano- manchega donde no ha quedado atrás lo que sus secretarios provinciales sienten por Pedro Sánchez.

No han olvidado que perdieron la oportunidad de mandarlo al ostracismo y que por el contrario renació de sus propias cenizas con el apoyo de los militantes de toda España.

Pero esta gente no se conforma con su situación y están callados, agazapados… Han dado un paso atrás después de las primarias, pero no se dan por vencidos. Esperan su momento. Ahora están intentando afianzar sus plazas, luego habrán de conservar los gobiernos regionales y ver qué tal le va a Pedro en las generales. Y si Pedro pierde escaños, entonces volver a intentarlo. Lo tienen muy difícil, por no decir imposible, repetir un golpe como el del pasado año, pero saben que han de dejar la llama encendida y crear expectativas, especialmente entre los suyos.”

En esa situación ha quedado muy claro lo que siente la Sra. Díaz por Sánchez que es un secreto a voces. Ella será muy critica hasta que alcance lo que ha querido siempre: instalarse en Ferráz para llegar a la Moncloa.

Lo que piensa cada uno de estos personajes y que milita en el bando crítico tiene por ejemplo a Emiliano García-Page, que no es sanchista ni tampoco susanista. “Page solo es de Page”. En el equipo de Sánchez dicen que es el ‘tapado’. Una vez chamuscada Susana Díaz, el castellano-manchego puede jugar sus bazas si las cosas vuelven a torcerse para el líder del PSOE. Page se deja querer, siempre se ha dejado, y aunque niegue más aspiraciones que las de ocupar el Palacio de Fuensalida, le gusta que le regalen los oídos. “Unas aspiraciones demasiado ambiciosas para alguien que perdió en Toledo en las primarias y con unas bases detrás que no entienden por qué ha dado ese giro de 180 grados con Podemos y se resiste a consultarlo con ellas”, le censuran en el equipo de Sánchez.

Otro de los críticos, Ximo Puig, hizo este viernes un esfuerzo por escenificar la ‘pax romana’, un acercamiento convencido de que están abocados a convivir. Pero estas declaraciones de intenciones que hacen en público, luego, en 'petit comité', trocan en adjetivos más que gruesos. No se fían. Igual que en Ferraz, que ven en él una sobredosis de rencor.

Entre los barones díscolos figura Javier Lambán, secretario general de los socialistas aragoneses, que en ningún momento ha mostrado empatía alguna con su jefe de filas, Pedro Sánchez, y mucho menos con Pablo Echenique, líder de Podemos en esta comunidad, de quien depende para sacar los Presupuestos. Aragón tiene todos los visos de convertirse en el próximo campo de batalla socialista si como se espera, Ferraz nombra un contrincante de Lamban con posibilidades de darle una revolcada política.

Pero Pedro Sánchez ha cogido mucha veteranía y está montando un partido a su medida. Más manejable, menos orgánico y, sobre todo, muy presidencialista.. Al resto los ha ido laminando con más o menos sordina. Nada tiene que ver este PSOE con los anteriores ni sirven los nombres que antes le daban imagen. Sánchez se muestra más sereno y maduro, y controla el partido con puño de hierro. Que le salgan bien unas próximas elecciones solo el tiempo lo sabrá, pero lo que es seguro que el madrileño no caerá en las redes de unos personajes que capitaneados por la Sra. Díaz, pretenden darle nuevamente una patada y ponerlo en la acera de la calle Ferráz. Los que así piensen se llevarán un gran disgusto viendo a su mayor enemigo camino de la Moncloa y ellos diciendo…… Amén.


 

No hay comentarios: