jueves, 27 de julio de 2017

LA FALANGE Y SU SIMBOLOGÍA.


En las Cortes de Aragón se tramita una Ley en la que se pide que se quiten las subvenciones a los actos de enaltecimiento institucional del franquismo. Y se contemplaban multas de 2.001 a 10.000 para aquellos que usen “expresiones ofensivas, vejatorias o atentatorias contra la dignidad de las víctimas de la guerra civil o la dictadura franquista (...) cuando estas categorías de conductas no puedan ser tipificadas como delito de incitación al odio”. 

Unas acciones que se convertirían en graves cuando hubiera reiteración en un año y se pasaría a multas de entre 10.001 y 150.000 euros, además de otras sanciones como “la pérdida del derecho a obtener subvenciones, bonificaciones o ayudas públicas por un periodo máximo de dos, tres o cinco años”, según “la gravedad de los hechos y su repercusión”.

Ante esta situación Falange Española quiere tener inmunidad para seguir cantando en público el himno fascista Cara al Sol, así como poder exhibir la bandera del yugo y las flechas, símbolos del franquismo, dos acciones que prohibirán la futura Ley de Memoria Democrática de Aragón.

Por ello, el jefe estatal del partido fascista, Norberto Pico, ha pedido intervenir ante la Comisión de Comparecencias de las Cortes de Aragón para reclamar esa excepción.

Se trataría de un momento histórico, porque pocas veces, o ninguna, un representante de la Falange habla ante un parlamento democrático.

¿Pero qué es lo que quiere Falange Española?

La Falange Española y su jefe defienden que el Cara al Sol y las banderas con símbolos como los yugos y las fechas no deberían ser sancionables puesto que podría “poner en riesgo la libertad de actuación política de nuestro partido, suponiendo ello un menoscabo al pluralismo político consagrado en la Constitución Española como valor fundamental de nuestro ordenamiento jurídico”, además de presentar “claros indicios de inconstitucionalidad” y entrañar el riesgo de “impedir el ejercicio de algunos de sus derechos fundamentales a los afiliados, simpatizantes y votantes de nuestro partido”.

Nos parece que estos personajes que añoran al Dictador y la política dictatorial que aplicó al pueblo español durante varias décadas, deben cumplir con la Ley de la Memoria Histórica que prohíbe cualquier simbología que recuerde al pueblo español la política franquista.

Ya está bien de querer seguir trayendo a nuestra memoria y a la de millones de españoles las filas en el colegio cantando el Cara al Sol y la mano en alto porque si no lo hacías el maestro te fundía las costillas.

Si se hace una ley y nadie la cumple, ¿No es una tomadura de pelo para el pueblo? Que estos señores guarden banderas y símbolos y que se integren en la sociedad cumpliendo las leyes como lo hacen todos los españoles y si quieren vivir en la nostalgia que hagan sus actos privados, pero sin recibir ni un euro del dinero de todos los españoles.

 

No hay comentarios: