jueves, 27 de julio de 2017

DON MARIANO DIJO LA VERDAD.


Rajoy, fue vicesecretario general responsable de asuntos electorales en la época que se enjuician los hechos. Su testimonio debería ayudar al tribunal a esclarecer si el Partido Popular financió ilegalmente sus campañas electorales a través de la trama de corrupción, o no. Pero tal y como le vimos ayer, él no estaba al tanto de la parte económica y solamente la política y por tanto de lo referente a los euros gastados, no sabía absolutamente nada.

Es muy posible que algunos de los lectores le hayan creído, pero pensamos que hasta al más cateto de los españoles no le entra en la cabeza que un director de una campaña no sepa nada de los gastos que debe hacer, de los mítines que se puedan hacer o de los carteles que se puedan poner en las farolas o en las calles.

Por lo general, se hace un presupuesto, un plan de trabajo que abarque todos los gastos y de donde poder obtener el dinero suficiente para hacer frente a los mismos. Y frente a todo ese equipo, el coordinador o responsable de la campaña que estará al tanto en todo momento del proceso. Decir lo contrario es una tomadura de pelo.

Pero si grave ha sido ese punto de negación del Sr. Rajoy respecto a las cuentas de las diversas campañas que dirigió, más grave – para nosotros y mucha gente – la afirmación que hizo a un abogado de que los gastos de su viaje a esta isla de Gran Canarias con su familia, la niñera de sus hijos y el correspondiente guardaespaldas lo había pagado su partido. Desde anoche ya hemos conocido- según varios medios de comunicación – por las copias de los correspondientes recibos de agencia que fueron pagados por el Congreso de los Diputados. En una palabra: los pagamos ustedes, yo, mi primo y la suegra del vecino del segundo. Pero Don Mariano no se acordaba. Para muchas cosas – según vimos ayer – la memoria le flaquea y para otras tiene una memoria de elefante. Así es este hombre al que veremos nuevamente en la Audiencia Nacional a medidas que vayan saliendo los procedimientos incoados por trama Gunter.

Aunque será muy difícil que pudiera ocurrir, se da la sinsustancia que el Sr. Rajoy podría ser acusado de “Delito de falso testimonio”, si hubiera negado previamente que existió el delito en su testimonio como testigo y el tribunal encontrara evidencias de lo contrario, y, por lo tanto, de que mintió a conciencia, pudiendo ser castigado con penas de prisión de seis meses a dos años y multa de tres a seis meses.

Otro posible delito que se le podría imputar es el “De la omisión de los deberes de impedir delitos o de promover su persecución”, si el tribunal encontrara probado que era conocedor de los delitos objeto de la causa judicial y no los impidió o denunció.

Pero esos son solo elucubraciones de varios medios de comunicación que nunca se producirían, puesto que el Sr. Rajoy juró que diría la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad. Y él no miente nunca.

No hay comentarios: