martes, 18 de julio de 2017

ASESORES PARLAMENTARIOS.


¿Ustedes no se han preguntado alguna vez que cuando asesores tienen los parlamentarios en nuestro país?

Los asesores en la Cámara Baja es de 321 que prestan servicios a 350 parlamentarios. Los grupos parlamentarios tienen en nómina esta legislatura a 271 asesores. A ellos hay que sumar otros 50, designados por las distintas comisiones y por la Mesa. En total, las Cortes españolas suman 382 asesores, de los que 321 corresponden al Congreso y 61 al Senado. Su factura asciende a 11,2 millones

Todos los partidos, salvo Ciudadanos, han aumentado su nómina de asesores en la nueva legislatura. En el Congreso de los Diputados, el PP acumula directamente 103 asesores, frente a los 81 de la pasada legislatura, la más corta de la Historia parlamentaria.

Por su parte, el PSOE tiene 65, frente a los 59 de 2016, a pesar de tener cinco escaños menos. Podemos ha nombrado 52, frente a los 43 del ejercicio anterior con los mismos diputados; y Ciudadanos cuenta con 25, dos menos que antes con ocho escaños menos. El resto de grupos suma 26.

No hay información pública de quiénes son los contratados, sólo constan sus nombramientos repartidos por el Boletín Oficial de las Cortes. Tampoco se conocen sus méritos profesionales ni sus sueldos, que corren a cargo de la Cámara, no de las subvenciones que reciben los grupos (28.597 euros mensuales para cada uno más otros 1.645 euros por cada diputado). Además, los partidos suelen utilizar la argucia de efectuar más nombramientos cuando se aproximan las elecciones. De esta forma, el Congreso corre a cargo de personal que luego utilizarán en dicha campaña y no en la actividad parlamentaria

El nombramiento de asesores es una práctica más que común en el resto de las instituciones que cuelgan del Estado. Y es una práctica en ascenso. Si en 2007, según los datos de los Presupuestos Generales, había 1.094 contratados como personal eventual por los ministerios y organismos, así como por el Congreso y Senado, en 2017 la previsión es de 1.241, un 13,5% más (147 personas). La cifra es un 6% superior (68) que la del ejercicio precedente, cuando hubo 1.173 contrataciones de libre disposición. Se trata de una cifra récord.

La contratación de este personal no está sujeta a convocatoria alguna. Por lo tanto, no tiene que someterse a procedimientos de concurso y no se basa en principios de objetividad. Puede ser contratado cualquier ciudadano y no se pide mérito alguno. Lo único que se exige es que los presupuestos de cada año establezcan su número y dotación. Suelen ocuparse, entre otras funciones, de la asistencia personal de los cargos políticos, de la comunicación, de la asesoría técnica o de la jefatura de los distintos gabinetes. Pero, también se emplea para contratar chóferes, administrativos o, por ejemplo, elaboradores de discursos.

Un mundo desconocido en el que se emplean bastantes millones de euros y aunque se diga que el trabajo es bastante estresante, y no lo ponemos en duda, queda compensado con casi dos meses de vacaciones que disfrutan nuestros parlamentarios.

Y no hemos querido meternos con aquellos parlamentarios que siendo residentes en Madrid, reciben una cantidad – como los de cualquier provincia – para hospedaje. Pero de eso nos ocuparemos en su momento.

No hay comentarios: