lunes, 19 de junio de 2017

LOS INSTITUTOS DEL FRANQUISMO.


En el año 1939, el gobierno del dictador general Franco se cargó de un plumazo los nombres de los centros escolares que había puesto la Republica en muchas ciudades de España. En Madrid ordenó borrar los nombres que eligió la II República para los colegios públicos. Este lunes, casi ochenta años después, se ha constituido una plataforma que pedirá la restitución de las denominaciones originales.

El proyecto ya cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, Podemos, Izquierda Unida y PSOE. Enfrente, un “muro”: el Ejecutivo de Cristina Cifuentes, que tiene la potestad en lo relacionado con los bautizos de estos centros.

Será complicado que el gobierno de la Comunidad en manos del PP lleve a término la Ley de Memoria Histórica a la que ha denigrado y han pretendido quitarle toda legalidad.

La idea parte de un grupo de vecinos y antiguos alumnos del colegio “Catorce de Abril” –en honor a la proclamación de la República–, que Franco cambió a “José Calvo Sotelo”, máximo exponente de Renovación Española cuyo asesinato por algunos revolucionarios de la izquierda se considera la gota que colmó el vaso del levantamiento de los militares.

El “José Calvo Sotelo”, en el número 83 de la Avenida de Barcelona, mantiene su nombre desde el final de la Guerra Civil. La restitución deseada por esta plataforma incluye también estos otros centros.

El gobierno franquista se basó para borrar los nombres en los “fines morbosos, antipatrióticos y descristianizadores” de la República. Y por eso el Gobierno franquista ordenó el 26 de abril de 1939 el cambio de todos esos nombres que exaltaban “las figuras de la revolución marxista y los literatos de la derrotista generación del 98”.

Las explicaciones que dio el jefe del servicio nacional de primera enseñanza, Pedro Sáinz Rodríguez, fue que la nueva denominación debía “responder plenamente a los ideales de nuestro Movimiento Nacional” y regirse en base a estos parámetros: “figuras representativas del Movimiento”, “hombres ilustres por su valer y significación nacional”, “héroes de nuestra Cruzada”, “maestros muertos en campaña o asesinados por los rojos” y “personalidades altruistas en el orden docente”.

Así cambiaron diferentes centros tales como:

. Catorce de Abril – José Calvo Sotelo

. Pablo Iglesias – José Antonio Primo de Rivera

. Carmen Rojo – Ramiro de Maeztu

. Nicolás Salmerón – General Mola

. Pi y Margall – General Sanjurjo

. Jaime Vera – Zumalacárregui

. Cayetano Ripoll – Hermanos Miralles

. Emilio Castelar – Víctor Pradera

. Pedro Atienza – Matías Montero

. Ruiz Zorrilla – Padre Poveda

. Luis Simarro – Rufino Blanco

. Luis Bello – Isidro Almazán

. Rosario Acuña – San José de Calasanz

. Joaquín Dicenta – Joaquín García Morato

. Alfredo Calderón – Luis Vives

. Juan B. Busto – Lope de Vega

La “depuración” de miles de profesores y maestros sospechosos de seguir principios republicanos, asestando un duro golpe a la Institución Libre de Enseñanza, fue uno de los pilares sobre los que se levantó el franquismo, utilizando bachilleres de cuatro y reválida para convertirlos en maestros y llevar a cabo la potenciación de la doctrina franquista en las escuelas, eliminando cualquier posibilidad de libertad de pensamiento, expresión y religión.

 

 

 

 

No hay comentarios: