lunes, 12 de junio de 2017

LOS BARONES Y SÁNCHEZ.


En el último enfrentamiento entre Susana Díaz y Pedro Sánchez, Susana Díaz tuvo el apoyo decidido de cinco de los siete presidentes autonómicos del PSOE, descontando a Francina Armengol (Baleares) y a ella misma, como presidenta de Andalucía. Tres de ellos están en la cuerda floja de cara a los congresos regionales que se celebrarán en el mes de julio o septiembre.

En el PSOE aún quedan muchas luchas por el poder, pero todas ellas están ya condicionadas por la contundente victoria de Sánchez en las primarias, inesperada para muchos por su contundencia.

Javier Fernández, presidente de Asturias y de la Gestora socialista, ha anunciado que seguirá al frente del Principado, pero no del partido. El extremeño Guillermo Fernández Vara pasó de apoyar a Eduardo Madina en 2014 a ser un firme aliado de Sánchez como líder, para después criticarlo con amarga dureza. Si Fernández está de salida, Vara está de vuelta, ha aceptado el resultado y está recomponiendo su relación con Sánchez, con quien mantuvo recientemente un largo encuentro para hablar del futuro. Una manera de aferrarse al cargo.

 Los tres restantes: Ximo Puig (Comunidad Valenciana), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) y Javier Lambán (Aragón). "No han entendido nada", explican fuentes del equipo de Sánchez, que advierten de que la aparente tranquilidad de estos barones no se debe a la lealtad a Sánchez y al resultado sino a la prudencia de quien teme perder el puesto. "Si vuelven a ganar, harán lo de siempre, lo que siempre han hecho, con los mismos apaños entre dirigentes, sin darse cuenta de que todo ha cambiado y de que este cambio es profundo", explican fuentes cercanas a Sánchez.

. Sánchez tiene las manos libres para conformar su equipo (en el que estará Cristina Narbona como presidenta, pero teme que se agote pronto el período de gracia y los barones críticos vuelvan a las andadas. No en vano, no se espera que Susana Díaz tenga excesivos problemas para revalidar el liderazgo del partido en Andalucía, desde donde seguirá teniendo una gran plataforma para expresar sus puntos de vista, tan diferentes de los de un Sánchez sin Gobierno y sin escaño en ningún parlamento.

Las cosas no están muy claras con los barones, y aunque Sánchez ponga todo su empeño en llevar al partido a la izquierda que es donde quieren sus afiliados, con los barones se ha topado y con una Sultana que aunque diga que está con Pedro, en su interior, le sigue doliendo que el llamado “ Pedro El Guapo” la dejara sin su sueño dorado.

En las proximamente según se vayan sabiendo quienes componen el equipo de Sánchez también se ira conociendo de qué manera se comportan los derrotados en las Primarias.

No hay comentarios: