lunes, 12 de junio de 2017

EL SR. CÁRDENAS Y EL AUTISMO.


Manuda “ carajera” ha montado el locutor Javier Cárdenas sobre los posibles efectos secundarios de la vacunas. Que "las vacunas no causan autismo, son seguras, efectivas y salvan cada año millones de vidas", y lamentan el "sensacionalismo alarmista" y "falta de rigor" del presentador en la transmisión de noticias sobre enfermedades y tratamientos es parte de la aclaración que hace la Organización Médica Colegial (OMC).

"El que los medios de comunicación públicos cuenten con programas que tienden a trivializar la información científica y médica es un problema que, como ciudadanos, nos afecta a todos. A pesar de que la divulgación siempre es difícil, la distancia entre la vulgarización y el sensacionalismo alarmista es notable y no debería recorrerse", añaden.

Una metedura de pata del Sr. Cárdenas al asegurar que las vacunas podrían causar autismo.

Estas afirmaciones, que se dan a menudo en las diferentes plataformas de comunicación en boca de gente conocida pero ajenas al ámbito sanitario, "no sólo provocan inquietud y sufrimiento a las personas que padecen directamente la enfermedad y a sus familiares, sino que afectan a la credibilidad de nuestro propio sistema sanitario, a nuestros mecanismos de vigilancia sanitaria y especialmente a la imprescindible confianza que los ciudadanos depositan en los profesionales de la salud".

Quizás, la base de que las vacunas causan autismo  esté en un bulo que nació en el año 1998 por el Dr. Wakefield, al que el Colegio General Médico Británico le retiró la licencia de médico acusándole de actuar de forma deshonesta e irresponsable, reconociendo que las conclusiones y los métodos del médico británico eran falsos. De hecho, en los años posteriores se han publicado cientos de estudios científicos con decenas de miles de niños estudiados y en ningún caso se observó tal asociación.

 Una dura nota aclaratoria de la Organización Médica Colegial (OMC) que seguramente le han podido sacar los colores a un locutor como Cárdenas que cuando habla cree que sienta cátedra y esta vez no solo se ha equivocado, sino que ha hecho el ridículo más lamentable.


 

No hay comentarios: