lunes, 19 de junio de 2017

EL MINISTRO MONTORO Y SU AMNISTÍA FISCAL.


El ministro Sr. Montoro ha sido la diana donde se han clavado los dardos de los partidos políticos del Congreso.

Esta semana en el Congreso Montoro defenderá la aprobación de una amnistía fiscal en 2012 consecuencia de una situación económica extrema, tras encontrar el PP al llegar al Gobierno un déficit público superior al 9 % del PIB.

Montoro - después que el Tribunal Constitucional anulara por unanimidad la norma de la amnistía fiscal, aunque sin consecuencias para las regularizaciones efectuadas para mantener la seguridad jurídica – ha querido dar su versión de las regularizaciones que hizo el gobierno, pero nadie sabrá quiénes fueron los defraudadores que blanquearon su dinero por esa amnistía.

Tras esta sentencia, el ministro se ha visto arropado en los últimos días por el Gobierno, no así por la mayoría de la oposición política, que ha pedido su dimisión y su reprobación parlamentaria.

El Ejecutivo, sin embargo, ha recordado que el Constitucional fundamenta su sentencia sólo en el procedimiento utilizado para aprobar la amnistía fiscal, que no fue el correcto, al tiempo que el grupo parlamentario del PP justifica que la amnistía se puso en marcha "a la desesperada" ya que España estaba "al borde del colapso" económico.

El partido socialista señala que la amnistía fiscal fue injusta e "inmoral" y perseguía "perdonar" el pago de sus obligaciones tributarias "a los grandes defraudadores".

Critica que se garantizara la "impunidad a delincuentes y defraudadores fiscales, permitiéndoles blanquear dinero negro".

La mayoría de la oposición ha pedido la dimisión de Montoro aunque el ministro ha dicho que no se siente desautorizado pero sí "concernido" por la sentencia del Constitucional, una medida que ha insistido se aprobó ante la "situación límite" que registraba España.

De momento, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha avanzado que apoyarán la reprobación del ministro si no le convencen "sus explicaciones, rectifica o recupera parte del dinero perdido" con la amnistía fiscal.

Seguramente el Sr. Montoro se salvará de la reprobación, pero lo que no se cree nadie es la milonga que el gobierno estaba al borde de la bancarrota y por eso abrió las puertas a los defraudadores con la idea de que contribuyeran con un 10% de sus capitales a blanquear y que al final solo quedó en un mísero 2%.

Creemos que el Sr. Montoro debe salir del gobierno por su mala gestión durante estos años, pero estamos seguros que no lo moverán de su puesto porque al final hasta Ciudadanos votarán para que se quede

La amnistía fiscal de 2012 supuso unos ingresos para las arcas públicas de 1.192 millones de euros -muy por debajo de los 2.500 millones inicialmente previstos-, pero permitió aflorar más de 40.000 millones en bienes y derechos que no estaban declarados.

El plan  extraordinario de regularización fiscal aprobado mediante decreto ley en 2012 se sustanció en una Declaración Tributaria Especial (DTE) que permitió a los evasores normalizar su situación ante la Hacienda pública pagando solo el 10 % del capital declarado, aunque el tipo efectivamente pagado fue más bajo.

 

 

 

 

 

No hay comentarios: