jueves, 21 de julio de 2016

UN PUÑETAZO MUY CARO.


A veces, leemos alguna noticia que no solo no la entendemos, sino que nos ponen de los nervios. Esta vez nos gustaría saber la actuación del juez que juzgó este hecho y si él cree que pensaría de la misma manera si se tratara de una hija o de una hermana de él mismo.

La Audiencia de Navarra ha condenado a un vecino de Pamplona a un año de prisión por un delito de abuso sexual en los sanfermines de 2014 y al novio de la víctima a otros 9 meses de cárcel por un delito de lesiones.

Los hechos ocurrieron el 13 de julio de 2014 poco después del encierro en la calle Estafeta cuando el pamplonés J.M.F.G., de 43 años, agarró e intentó besar en contra de su voluntad a una chica norteamericana, actitud a la que el novio de la joven respondió propinando un puñetazo en la cara al agresor, que cayó al suelo y se golpeó la cabeza, lo que le causó un grave lesión.

El americano salió en defensa de su novia y al final se le condena como si en realidad el que cometió el delito fuera él solamente.

En su sentencia, que puede ser recurrida, la Audiencia estima que en la conducta del vecino de Pamplona concurre la atenuante de embriaguez, ya que se encontraba bajo la influencia de bebidas alcohólicas que había consumido con anterioridad, aunque le condena también a pagar 3.000 euros a la víctima por daños morales.

Además al norteamericano Z. R. B., de 26 años, le aplica la eximente incompleta de legítima defensa por haber actuado para auxiliar a su novia de una "agresión ilegítima".

Sin embargo el joven tendrá que abonar al vecino de Pamplona 16.500 euros por las lesiones y 75.000 por las secuelas, y otros 60.430 al Servicio Navarro de Salud por los gastos de la asistencia médica, ya que el agresor tuvo que ser ingresado en la UCI.

Yo no sé cuál es el precio de un puñetazo en Norteamérica, pero al novio de esta chica, un puñetazo a un borracho le saldrá por 151.930 euros. Seguramente cuando lo cuente en su país no le cree ni el pastor de la Iglesia de su barrio.

Estamos seguros que ese chico nunca volverá a los Sanfermines y dudamos si será capaz de verlos por televisión.

No hay comentarios: