lunes, 18 de julio de 2016

TURQUÍA Y SU PROBLEMÁTICA.


Como era de esperar, el gobierno que preside Erdogán en Turquía se
ha aprovechado del intento de golpe de estado para conseguir dos cosas: La primera que el pueblo que estaba viendo como últimamente se les recortaban sus libertades al haberse escorado el Presidente y su partido hacia un nacionalismo islámico bastante estricto, fue el primero al que se le pidió auxilio en nombre de la Democracia para que saliera a las calles y abortaran el levantamiento y la segunda que en el nombre de esa Democracia Erdogán se ha visto liberado para hacer una purga entre aquellos estamentos y personas que seguramente eran muy críticos con sus actuaciones.

Turquía suspendió el lunes a miles de oficiales de policía, ampliando una purga de las fuerzas armadas y el poder judicial después de un fallido golpe de Estado, lo que redobló la preocupación entre aliados europeos de que incumpla la ley.

Un funcionario de seguridad de alto rango dijo a Reuters que 8.000 oficiales de policía en la capital Ankara y en la mayor ciudad del país Estambul habían sido cesados de sus cargos por sospechas de estar vinculados al intento de golpe de Estado del viernes por parte de una facción del Ejército.

Treinta gobernadores regionales y más de 50 funcionarios públicos de alto nivel también fueron despedidos, dijo CNN Turk.

Miles de miembros de las Fuerzas Armadas, desde soldados hasta comandantes, fueron detenidos el domingo, algunos de los cuales aparecieron en fotografías sin su ropa interior y esposados en el suelo de autobuses policiales y en estadios deportivos. Varios miles de fiscales y jueces también fueron cesados de sus puestos.

Más de 290 personas murieron y alrededor de 1.400 resultaron heridas en los hechos violentos del viernes por la noche, cuando soldados incautaron tanques, helicópteros de combate y aviones de combate en un intento de tomar el poder, atacando el Parlamento y la sede central de inteligencia e intentando tomar el principal aeropuerto y puentes en Estambul.

La jefa de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, advirtió el lunes al Gobierno turco de que no tome medidas que puedan dañar el orden constitucional.

"Fuimos los primeros (...) durante esa noche trágica en decir que las instituciones legítimas debían ser protegidas", dijo Mogherini a periodistas al llegar a una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la UE, a la que también asistió el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

"Hoy decimos que la ley debe ser protegida en el país. No hay excusa para ninguna medida que aleje al país de ellas", agregó en declaraciones en Bruselas.

La posibilidad de que Erdogán resucitara una Ley de Pena de Muerte y la implantación de la misma le alejaría de Europa hasta el extremo de quedar fuera de una posible entrada en la Comunidad Europea.

No hay comentarios: