martes, 7 de junio de 2016

PREMIOS PARA JUECES ESPECIALES.


Hemos visto bastantes barbaridades realizadas por jueces de nuestro país a la hora de enjuiciar ciertos casos y momentos procesales, pero creo que a una jueza de Victoria nadie le quitaría un premio a la intolerancia, la grosería y el mal trato a un imputado.

Esa jueza de Victoria preguntó a una víctima de violencia machista si cerró bien las piernas para evitar los abusos sexuales por parte de su ex pareja y, para rematar la jugada, le negó una orden de protección. Esta sentencia del Juzgado sobre la Mujer nº 1 de Vitoria-Gasteiz ha sido galardonada con el Premio Garrote de Bronce a la peor decisión judicial que cada año otorga la asociación Women’s Link Worldwide.

Un premio muy bien dado puesto que “La manera en que los jueces y juezas interpretan las leyes tienen un impacto directo sobre la vida de mujeres y niñas en todo el mundo", afirma Women’s Link, que defiende "un diálogo cada vez más directo entre la sociedad civil y las instancias judiciales sobre cómo deben interpretarse y aplicarse la leyes, premiando aquellas decisiones que hacen avanzar la igualdad de género y poniendo en el foco público aquellas que están basadas en estereotipos y que van en contra de los derechos”, afirma Tania Sordo Ruz, coordinadora de los Premios.
Y ustedes se preguntaran: si a esta jueza le han concedido el premio de bronce, ¿ Que han tenido que hacer otros jueces para obtener los premios de Oro y Plata?

Pues el premio de Oro a la peor decisión judicial ha sido para el Tribunal Constitucional de República Dominicana, que declaró inconstitucional, por cuestiones de forma, el nuevo Código Penal que contenía la despenalización del aborto bajo tres circunstancias y ordena reinstaurar el código de 1884. El Garrote de Plata se lo ha llevado un tribunal de Reino Unido que exculpó a un hombre de la violación de una mujer, tras aceptar el argumento de la defensa que decía que el hombre había penetrado a la mujer al tropezar y caer accidentalmente sobre ella.

No me digan que a estos jueces no se les tenía que haber puesto en sus casas o que fueran a hacer un cursillo que les hiciera ver el cambio que existe en la sociedad y lo lejos que ellos han quedado de las personas que les rodean.

No hay comentarios: