viernes, 3 de junio de 2016

¿DON JOSÉ MARÍA QUIERE PONER ORDEN?



Cuando el ex presidente José maría Aznar hace unas declaraciones, a Rajoy y sus muchachos les da dolor de tripa.

Esta semana el guerrero Aznar, ha vuelto a corregir la labor de Rajoy y muchos habitantes del universo del PP han estado a favor del ex presidente y los más cercanos a Rajoy no han estado de acuerdo, pero como todavía la fuerza de Aznar en el partido es bastante fuerte, no han sido capaces de abrir la boca para oponerse al “ viejo zorro de la política pepiana”.

Aznar lo tiene claro. Hay que "abandonar de inmediato cualquier tentación de polarizar, amedrentar, extremar, excluir, radicalizar, dividir o enfrentar a unos españoles con otros".

¿Por qué? Porque según ha lamentado, hemos olvidado las enseñanzas de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra Civil y, por ello, estamos volviendo a desarrollar esas ideologías totalitarias que ya fueron vencidas.

Y siguió: Cada día tenemos menos presentes las enseñanzas de esos acontecimientos y, por ello, la vigencia social de ese conjunto de valores, de instituciones y de actitudes está decayendo. Tanto nuestra Constitución como las de los países europeos, y el proyecto europeo mismo, se asientan en la amarga experiencia del conflicto violento y en la voluntad de erradicarlo para siempre. 

Necesitamos hoy traer de nuevo a la luz pública toda esa experiencia y todo ese patrimonio cívico, para afrontar con garantías los problemas que tenemos ante nosotros. En esta casa lo explicamos incansablemente. Constituyen la base del único orden nacional e internacional disponible.

Frente a los choques ideológicos, él apuesta por la convivencia, esa que ha llevado a España a ser lo que es. "En suma, implica hacer cuanto se necesite para defender de modo efectivo y duradero el marco de convivencia que nos ha proporcionado los mejores años de nuestra historia".

Y termina: Los radicalismos, populismos y nacionalismos excluyentes, así como la banalización de la política, la transgresión de la institucionalidad como costumbre y los desafíos a la convivencia son expresiones de una misma actitud. "Una actitud lo bastante vulgar como para que se pueda generar la idea de que es sofisticada, y lo bastante antigua como para que pueda pasar por avanzada y nueva ante quienes no conocen bien su propio pasado", ha añadido

Como pueden ver, con poco más les dice a sus parroquianos que el único que puede solucionar la situación en que se encuentra España es él y que Rajoy debe coger la chaqueta y salir pitando.

No hay comentarios: