miércoles, 18 de mayo de 2016

UN PARTIDO DE ALTO RIESGO.


El partido que se jugará en el Vicente Calderón entre el Barcelona y el Sevilla como final de la copa del Rey de fútbol puede traer consecuencias si se lleva a cabo la Ley del Deporte que prohíbe banderas como la estelada y otros símbolos inconstitucionales.

La puesta en práctica de dicha ley en un estadio con capacidad para 54.000 espectadores es posible que encuentre una gran oposición de los aficionados de ambos equipos.

Con un dispositivo de 2500 efectivos que participarán en el dispositivo de seguridad del partido, lo más lógico es que en ciertos momentos se sientan desbordados y que puedan ocurrir disturbios.

Se recomienda acudir al campo con tiempo suficiente para poder pasar los controles de seguridad establecidos por la Policía y la Federación Española de Fútbol. Para ello, las puertas del Estadio se abrirán tres horas y media antes del comiendo del partido. Además, las fan zones para los seguidores del Barcolona y del Sevilla estarán ubicadas en Matadero y Parque de San Isidro, respectivamente.

Esperamos que la cordura y la tranquilidad se imponga a la mala educación y la prepotencia de algunos que asisten a los partidos de futbol no con la intención de ver practicar un deporte, sino para echar fuera la ira y la violencia que han considerado parte de sus propias vidas.

 

 

 

 

No hay comentarios: