domingo, 22 de mayo de 2016

NUEVAS ENCUESTAS.


Las últimas encuestas le ponen el camino de Pedro Sánchez muy difícil, ya que le dan Unidos Podemos, la coalición electoral entre IU y Podemos un 23,2% lo que convertiría al PSOE en el tercer partido del arco parlamentario dejando por primera vez de ser el segundo partido o lo que es lo mismo el primer partido de la oposición.

 Los de Pablo Iglesias y Alberto Garzón, además, se quedarían algo más de un punto por debajo del resultado que cosecharon por separado en los comicios del pasado mes de diciembre, en contraste con todos los vaticinios que auguraban que la coalición de ambos partidos les haría perder fuerza.

 Por último, Ciudadanos parece haber sacado rédito de sus movimientos durante el periodo de negociaciones. La formación presidida por Albert Rivera lograría el 15,5% de los sufragios, 1,6 puntos más que en la anterior cita electoral. Todo ello en un supuesto de participación que rondaría el 68%, cinco puntos menos que el 20 de diciembre.

El pasado 20D, el PSOE quedó cuarto en Madrid al obtener el 17% de los votos, nueve puntos menos que en 2011, un resultado sin antecedentes en la historia de este partido que refleja el débil liderazgo con el que compite ante el PP, Podemos y Ciudadanos. En Ferraz, sorprende que Susana Díaz no haya reaccionado a esta faena de Sánchez y no haya apadrinando a Madina en la candidatura de Almería, donde Podemos estará representado por el exJEMAD Julio Rodríguez, o en otra lista andaluza donde hubiera tenido asegurado un puesto de salida. Fue algo que llegó a estar sobre la mesa de la baronesa del sur y que finalmente desechó, según algunas versiones por la humillación que habría sentido Madina al verse desplazado a una candidatura tan lejana para él.

A Madina le faltaron en diciembre 5.063 votos para salir elegido diputado, pues iba en el número 7 por Madrid y su escaño se lo quedó el PP. En esta ocasión, Sánchez le ha vuelto a hacer la jugarreta de mantenerle en el mismo lugar de la lista, sabiendo que, probablemente, las únicas posibilidades que tendrá de salir elegido dependerán de que él acceda a dejar la Carrera de San Jerónimo en caso de un nuevo batacazo en las urnas. Está claro que sus planes no son esos.
 
 Seguramente de perder las elecciones y convertirse en tercera fuerza política, en el PSOE se producirían grandes cambios entre los que podría darse la pérdida de Sánchez de la Secretaría General y quedar relegado a ser un parlamentario más durante los próximos cuatro años.

Muy complicado lo tendría el PSOE si la encuesta que ha salido esta semana llega a darse de verdad el próximo día 26 de Junio.

 



No hay comentarios: