martes, 17 de mayo de 2016

EL SR. ROSELL Y LA DIGITALIZACIÓN.



Hoy hemos oído al presidente de CEOE, Juan Rosell, afirmando que el trabajo "fijo y seguro" es "un concepto del siglo XIX", ya que en el futuro habrá que "ganárselo todos los días", y ha pedido un mayor impulso de la digitalización en Europa y en España, especialmente en educación, porque "corre peligro de perder el tren de la revolución digital".

 No es necesario que nos lo recuerde, ya que tanto los que están trabajando en empleos precarios como los que ahora parecen ser fijos en las empresas, saben que con la Ley aprobada por el PP de la Reforma Laboral, los empresarios pueden echar a la calle a cualquiera por cuatro euros y sin más derechos. Pero si aún – para más recochineo – nos sale el presidente de la CEOE con la idea de seguir digitalizando las empresas, lo que es seguro que cada vez tendremos menos trabajo porque en la empresa que emplee la digitalización por cada tres obreros dos irán directamente a la cola del paro.

Pero el Sr. Rosell asegura que el proceso de transformación digital "lo cambia todo, en el mundo de los negocios y en el día a día de las casas", y hace que "lo que hoy parece imposible, en unas horas, días o semanas parezca posible", por lo que ve un gran "reto político económico y social a nivel global".

Ha destacado que la digitalización incrementa el PIB mundial y la competitividad por lo que "es básico adaptarnos y coger el tren", ya que todos los sectores están sufriendo ya una "gran irrupción" en su modelo de negocio, tanto a nivel público como privado, sectorial y subsectorialmente, y, aunque hay más de 1.200 millones de personas sin Internet, "ya hay más móviles que habitantes y en los últimos años se han almacenado más datos que en toda historia anterior".

En una palabra: según el Sr. Rosell, dentro de unos años, los empresarios van a necesitar muy pocos trabajadores porque los robots, las máquinas y la informática les puede resolver el problema.

Esperemos que esa ilusión que embarga al patrón de los patrones se demore muchos años y que no les quede otro remedio que seguir contratando trabajadores por mucho que les pese.

No hay comentarios: