martes, 3 de mayo de 2016

COMIENZAN UNAS NUEVAS ELECCIONES.



Después de 189 días sin llegar a ningún acuerdo, los partidos políticos españoles vuelven a organizarse para confeccionar unas listas que les lleven al Parlamento y que además les conduzcan a la Moncloa.

Hoy, el rey Felipe VI ha firmado en su despacho del Palacio de la Zarzuela el decreto de disolución de las Cortes y de convocatoria de elecciones generales para el 26 de junio.

Desde el momento en el que se publique el decreto de convocatoria en el Boletín Oficial del Estado (BOE), podrá solicitarse el voto por correo; el 13 de mayo será la fecha límite para que los partidos que decidan presentarse en coalición lo comuniquen, y el 23 de mayo el último día para presentar candidaturas.

Siguiendo el calendario que marca los tiempos según la Ley que comienzan a contar a partir de este martes, la campaña electoral durará 15 días y arrancará a las 00:00 horas del 10 de junio y concluirá el 24 a la misma hora. El 25 de junio será jornada de reflexión y la votación se celebrará el 26 de junio. Según ha indicado Patxi López, el 19 de julio a las 10:00 horas comenzará la nueva legislatura con la constitución del nuevo Congreso y Senado.

Este será el principio de una nueva Legislatura si los partidos políticos son capaces de llegar a algún entendimiento y aliarse aquellos que no dispongan de suficientes apoyos o proceder de otra forma pero que se llegue a un nuevo gobierno.

Ya no vale que algunos como Rajoy se quede tranquilo viéndolas venir y que los demás les haga su trabajo. Tiene que tomar decisiones o marcharse a su Galicia natal.

También Pedro Sánchez tiene que mover ficha y buscar un nuevo gobierno con los partidos de izquierda y olvidarse de la alianza con Ciudadanos con la que solo consiguió que Rivera aumente sus parlamentarios al haberse convertido en el hombre bueno, dialogante y pacificador.

Y no nos olvidaremos de Podemos y su líder Iglesias que debe bajar a la tierra de la que pasó al éter de la intransigencia y llegar a los acuerdos que le dejaron en las urnas más de cinco millones de votantes y a los que – aunque él no lo quiera reconocer - ha desilusionado con su personalismo.

No hay comentarios: