jueves, 18 de febrero de 2016

UN COMISARIO DEVOTO.


Que el Ministro del Interior en funciones es un católico, apostólico y romano, no nos cabe la menor duda, pero que un comisario de policía obligue a sus subordinados a asistir a una misa en contra de sus principios nos deja bastante preocupados.

Según el Sindicato Unificado de Policía ( SUP ) el jefe de la Comisaría de la Policía Nacional en Talavera, José Jiménez Yáñez, obligó, según su denuncia, a cuatro agentes a asistir contra su voluntad a una misa celebrada el 13 de febrero en La Colegial.

El sindicato explica, en una nota de prensa, que el responsable policial ordenó a los agentes a participar en la misa que se celebró tras el nombramiento de la Comisaría como hermano de honor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Salud.

El jefe policial fue advertido por el SUP de que su orden era ilegal, teniendo en cuenta que es “anticonstitucional obligar a un funcionario a asistir a un oficio religioso”, dado el “carácter aconfesional del Estado español”.

Reconocen la obligación de asistir al acto oficial de la entrega de la medalla concedida por la cofradía, pero no al oficio religioso, como ordenó el responsable policial a través de un escrito firmado por él, según el SUP.

Casi nada el Sr. Comisario dejando claro a sus muchachos que el que manda es él y que si les manda a comulgar todos los días tienen que hacerlo por narices.

Que estas cosas ocurran a estas alturas de la película, nos parece que estamos viviendo en la época en la que Él habitaba entre nosotros. ¿ No les parece a ustedes?

No hay comentarios: