sábado, 9 de enero de 2016

RAFAEL HERNANDO Y SU FEELING.


Si alguien en el PP no tiene ningún problema en hacernos creer que los españoles somos unos tontos y que él y su partido disponen de los hombres y mujeres más inteligentes del mundo ese no es otro que Rafael Hernando, que fue portavoz del Grupo Popular en el Congreso en la Legislatura pasada.

Este hombre que ha insultado a todo ser viviente de cualquiera de los partidos que componían la Cámara, ahora declara en la Cadena Ser : “Nosotros con todos tenemos feeling. Con el Partido Socialista tenemos feeling en algunas cosas… Yo tengo feeling con algunas personas con las que dialogo en el Partido Socialista… como tengo feeling con personas de Ciudadanos y también con Podemos, aunque con esta formación es más difícil que encontremos acuerdos”. Y no se ruborizó siquiera.

Así es como nos quiere vender el Sr. Hernando su personalidad como un hombre que se considera a sí mismo un comunicador de buena fe y alejado de la grosería, la mala educación y las broncas.

Ha defendido que lo “democráticamente saludable” es que quien presida el Congreso o el Gobierno sea el partido que ha ganado las elecciones, y que lo contrario sería “un fraude electoral” porque no es lo que han votado los españoles.

Hernando ha sido uno de los mayores insultadores del PP. Y bastaría con recordar sus palabras dedicadas a las víctimas del franquismo, en una tertulia de 13TV: “Algunos se han acordado de su padre, parece ser, cuando había subvenciones para encontrarle”.

Este cándido personaje fue el que cargó contra el Gobierno del PSOE en Andalucía criticó su decisión de garantizar comidas gratis a los niños en peor situación económica porque se dejaba a esa Comunidad como “Etiopía”.

También fue quien en los pasillos del Congreso se lanzó -literalmente- sobre Alfredo Pérez Rubalcaba en su etapa como ministro del Interior con la clara intención de pegarle al grito de “eso me lo dices a la cara”. Una agresión que no se produjo gracias a la intervención de otros diputados.

Pero el hombre cree que tiene feeling. Pobre de aquel o aquellos que crean en su palabra, porque seguramente recibirán unos minutos más tarde un buen insulto de los que tantas veces le ha llevado a las portadas de los periódicos de este país.

 

No hay comentarios: