viernes, 29 de enero de 2016

MAR DE PROBLEMAS.



Desde hace mucho tiempo, Miguel Ángel Rodríguez (MAR), ese periodista que siempre ha defendido al PP contra viento y marea, se ha destacado por sus ataque constantes a partidos como el PSOE y Podemos, pero nunca se ha metido con aquellas cadenas en las que trabajaba como tertuliano que algunas veces se salía de la vía para poner a caldo a aquellos que eran invitados a las tertulias en la que él mismo participaba.

Esa situación y su intransigencia se le cerraron la puertas de un plató como tertuliano. Desde principios de año, el programa de Antena3, Espejo Público también prefirió no volver a llamarle.

La pasada noche, el popular se sentaba, como muchas otras noches, en el plató de El Cascabel para dar su opinión, pero parece que esta vez ha sido demasiado para la cadena de los obispos, según publica este viernes Prnoticias.

MAR tuvo su minuto de gloria acorralando al ministro de Industria, José Manuel Soria, al criticar con dureza las últimas concesiones de la TDT que el Gobierno entregó a seis nuevos canales el pasado octubre. Algo paradójico la verdad, pues con dicho reparto una de las más beneficiadas ha sido la cadena de los obispos.

Parece que a MAR no le ha parecido bien que varias de las concesiones para abrir nuevas cadenas hayan recaído en manos de Antena3 y Telecinco. Asegura que entre ellas se llevan el 70% de la publicidad, acaban con la libertad y, además, han beneficiado a dos cadenas que, en su opinión, “pega tortas” al Gobierno.

“Las dos televisiones de las que usted habla que dice que son libres, se comen el 70% de la publicidad de toda España. Dos grupos. En el 30% restante están el cine, las revistas, los periódicos… Y dicen ustedes que son libres, ¡y van contra ustedes de cabeza! Y ustedes no han hecho nada”, le espetó al ministro.

 “¿Ustedes saben el dineral que están ganando esas televisiones a costa de darles tortas? ¿Quién ha hundido al gobierno? ¡Las televisiones! Telecinco y Antena3… ¡Y usted le da la frecuencia!”, ha criticado.

No sabemos si ha sido la crítica a las televisiones, si ha sido la osadía de enfrentarse al Sr. Soria o el haber criticado la concesión a los obispos, lo cierto es que ha sido despedido de la cadena de los obispos y de su programa “ El Cascabel”.

Parece mentira que este portavoz de la intransigencia y de las broncas en antena, no tenga una emisora donde seguir expresando su resentimiento a la izquierda de este país y a todo bicho viviente que sea contrario a sus criterios o ideología.

 

 

 

No hay comentarios: