miércoles, 27 de enero de 2016

LAMENTACIONES DEL SR.CARDONA.


Hemos leído en el Canarias 7 unas declaraciones del anterior alcalde de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, el Sr. Cardona lamentarse de la pérdida de la alcaldía y decía textualmente: Que él pagó en las elecciones los casos de corrupción protagonizados por Rodrigo Rato, Luis Bárcenas y los dirigentes de su partido en Valencia, por lo que ha sentenciado: "Que les den a todos".

"A mí eso me costó eso la alcaldía. Creo sinceramente que ese es el coste político que tuve", ha manifestado Cardona, que pasó de gobernar la mayor ciudad de Canarias con mayoría absoluta, a perder seis de sus 16 concejales y ser desplazado del cargo por un pacto entre el PSOE, Las Palmas Puede y Nueva Canarias.

Pero aunque todo lo que ha dicho sea verdad, se olvidó de algo muy importante, o no ha querido decirlo por no enemistarse con esa persona. También ha tenido mucho que ver con la pérdida de la alcaldía la manera que Don José Manuel Soria López ha tratado a estas islas como ministro del gobierno de Rajoy durante estos cuatro últimos años. La labor de nuestro ministro no ha sido normal con sus paisanos y ha buscado en todo momento el enfrentamiento con el Gobierno de Canarias – legalmente constituido – negándole el pan y la sal por no ser sus componentes de su cuerda.

El Sr. Soria debería hacer un examen de conciencia o recapacitar sobre su labor para con estas islas que además son también las suyas. No se puede gobernar poniendo siempre obstáculos de todo tipo incluidos los del petróleo para facilitar la actuación de Repsol en contra de más de 80 % de los canarios que no queríamos nuestras aguas contaminadas, nuestras playas llenas de alquitrán y nuestra única industria que es la hotelera en la ruina. El Sr. Soria también ha sido uno de los causantes de la pérdida de su alcaldía Sr. Cardona y nos ha extrañado que usted no lo colocara en esa lista de compañeros que dice que le han perjudicado.

En fin, Sr. Cardona, que usted también dejó de cumplir con su programa y se instaló en la nube del ordeno y mando, aflorando la soberbia y el amiguismo. Ya no vale lamentarse, lo que debe hacer es trabajar en la oposición y cumplir con los ciudadanos y si alguna vez vuelve a estar en la cresta de la ola, que estas vivencias le sirvan de experiencia.

 

No hay comentarios: