domingo, 24 de enero de 2016

EL HOMBRE DE GÉNOVA DIJO NO.


En mis últimos escritos les decía que en esos momentos estaba esperando por la rueda de prensa del Sr. Rajoy después de su visita al Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela para asignarle la responsabilidad de una posible sesión de investidura para la gobernabilidad de España. Y para que el día terminara mejor que lo que empezó, el Sr. Rajoy declinó la petición del Rey y como buen gallego le respondió que de momento no, que más adelante, o que quizás si encontrara algunos socios podría llegar nuevamente y pedirle a Su Majestad que le dejara ir al Parlamento para ser investido o embestido.

Rajoy ha reconocido que sin apoyos no podía aceptar la oferta del Rey, pero que además de nada valía si ya Podemos había dicho que esperaba ponerse de acuerdo con el PSOE para crear un gobierno progresista o de izquierda. Pero Rajoy, no estaba diciendo del toda la verdad por dos razones:

1.- Rajoy no aceptó porque ese mismo día su partido había sido declarado “investigado” o como se decía hasta hace unos días “imputado” por el tema de los ordenadores de Bárcenas y por tanto, era un poco atrevido que el jefe de un partido investigado fuera el que pidieran que lo invistieran Presidente del Gobierno para los próximos cuatro años.

2.- Rajoy sabía que con el órdago que le había dado Iglesias a Sánchez, muchos socialistas de los conocidos como “ vieja guardia” saltarían por los aires esa posible unión con Podemos y por tanto, el tiempo volvía a estar de su parte.

No dudamos en decir que esta es la primera vez que se produce la situación de que el responsable del partido más votado renuncie a ser investido en el Congreso.

Y ustedes se preguntarán ¿ Y ahora qué?

Pues sencillamente que el Rey volverá a hablar con los responsables de todos los partidos desde el próximo miércoles hasta el viernes y entonces designará nuevamente candidato.

¿Puede ser nuevamente Rajoy o debe ser Sánchez? Para muchos, en estos momentos, esperan que sea Sánchez el que sea designado, aunque tenga muchos problemas no solo con Podemos, sino con los barones de su propio partido.

 Sánchez, pedirá a Felipe VI que sea Rajoy el nominado y así tener un tiempo a su favor si Rajoy no consiguiera salir airoso de esa investidura.

Así que la situación se complica y si no existiera acuerdo PSOE-Podemos con otros partidos nacionalistas, lo posible sería que fuéramos directos a unas nuevas Elecciones Generales.

¿Y qué papel juega Ciudadanos en esta reunión?

Rivera juega el papel de mediador sin serlo, quiere sobre todo una alianza del PSOE con el PP y que le deje el camino libre a Rajoy aunque sea absteniéndose, pero creemos que si esto ocurre como pretenden entre otros Alfonso Guerra, el PSOE sería devorado por el dragón malva y sus grandes pensadores.

España está expectante, y en las encuestas que se hacen, la gente no está con la idea de que vuelva a gobernar el Sr. Rajoy, ni que Sánchez se una a Podemos, con lo que “solo nos quedará - Casablanca – las urnas”.






No hay comentarios: