miércoles, 23 de diciembre de 2015

OTRO OBISPO PREOCUPADO.


Ayer escribíamos sobre el Obispo Munilla por haber dicho una serie de disparates intolerables, y hoy, el obispo de Santander, Manuel Sánchez, ha compartido su particular visión sobre el resultado de las elecciones generales celebradas el pasado domingo y que depararon un Congreso de los Diputados sin mayoría absoluta y más fragmentado que nunca tras la irrupción de dos nuevas formaciones políticas, Ciudadanos y, especialmente, Podemos.

Ha dicho el Obispo que le "preocupa" el avance de la izquierda "muy crítica"; un sentimiento que, en su opinión, comparten "todos los creyentes". El obispo teme que no se garantice que cada religión pueda desarrollarse "equilibradamente", para lo que, a su juicio, "no es suficiente solo" el respeto.

No obstante, ha dicho que acepta los resultados: "Vivimos en democracia y tiene estas cosas", ha apostillado.

¡Faltaría más que no respetara la Democracia¡ Pero mirándolo bien no la respeta en cuanto es capaz de opinar por él y por todos los creyentes que también tienen voz y voto.

Parece que la Iglesia Católica española ha vuelto a arrimarse a la derecha y desea que Rajoy siga siendo el paladín de la política en este país porque así a él y su manada no les faltaría de nada y seguirían haciendo sus santas voluntades y recibiendo dinero todos los meses de las arcas públicas.

Además de compartir su análisis sobre el 20D, Sánchez ha ido más allá y ha pedido a los políticos españoles "sentido de Estado" que les permita alcanzar un acuerdo para "garantizar" la estabilidad del Gobierno. En este sentido, ha asegurado que le "preocupa especialmente" que "se detenga o dé marcha atrás" la recuperación de la crisis ahora que "empezaban a sentirla los más pobres, que siempre son los últimos".

Es vergonzoso que un Obispo en lugar de estar al lado de un pueblo que solamente trabaja en precario, con muchas más horas de lo que tiene contratado y con sueldos de miserias, todavía hable de recuperación de la crisis y lo bien que lo han bordado los dirigentes del PP durante estos cuatro últimos años.

Está claro que estos personajes acomodados en la riqueza y la opulencia se sentirían muy mal si al gobierno llegaran los rojos pecadores que solamente quieren el mal para este pueblo.

No tienen remedio.
 
 Creemos que ha llegado la hora de poner a todos estos parásitos en su sitio y que vivan de sus fieles o que vayan a trabajar por horas y con contratos basuras que hacen más ricos a sus amigotes que son muy buenos porque confiesan y comulgan diariamente.













 

No hay comentarios: