jueves, 24 de diciembre de 2015

OTRA VEZ UN OBISPO.




“Cuanto más varón sea el varón, mejor para todos”. “Cuanto más mujer y más femenina sea la mujer, mejor para todos en la casa”. Los hijos proceden del “abrazo amoroso” de los esposos y “no puede sustituirse nunca por la pipeta de laboratorio”, en alusión a la fecundación in vitro. Cualquier inseminación artificial es reprobable por suponer “un aquelarre químico de laboratorio”.

Estas declaraciones podían haberlas pronunciado o hacerlas suyas cualquier persona o grupo de ultraderecha inmerso en un pasado caduco y alejado de la realidad de que estamos en el siglo XXI. Pero aunque no lo crean estas son las declaraciones del Obispo de Córdoba Demetrio Fernández, que ha armado el Belén con su pastoral navideña.

Insiste en la diferencia entre hombre y mujer que “son distintos para ser complementarios” y marca el papel para cada uno en la familia. El hombre de la casa aporta “la cobertura, la protección y la seguridad”. Es el “signo de fortaleza” y “representa la autoridad que ayuda a crecer”. El papel de la mujer es dar “calor al hogar, acogida, ternura. Si falta uno de ellos “la familia más amplia –abuelos, tíos- puede suplirla”.

Para los que vivimos la Dictadura del General Franco las declaraciones de este mentecato – mente estrecha – Obispo no nos llama la atención porque parece que lo sacó de las normas que ellos impusieron al pueblo durante muchos años, pero nos llama la atención que un personaje como este siga vistiendo unos hábitos y poniendo la mano para que el pueblo español le dé un salario por sus palabras cargadas de ignorancia y machismo.

Este “personajillo “ fue el mismo que no hace mucho tiempo sacó otra de sus indignantes homilías en las que decía: “Huid de la fornicación”, y acusó a los medios de comunicación, el cine, la televisión o la escuela pública a incitar a las relaciones sexuales. Con un tono aparentemente tranquilo y sin perder la sonrisa, el obispo defiende que él se basa en la Biblia y en los textos de los papas. “La ideología de género rompe la familia” o “Herodes vive y quiere mentalizar a nuestros niños”

¿ Es posible que aprovechándose de su condición de Obispos esta “casta casposa” pueda seguir intoxicando a nuestra juventud o aprovecharse de aquellos que por su edad o su preparación intelectual o su ignorancia hacen caso a sus palabras?¿ Hasta cuándo tenemos que seguir soportando a estos parásitos?




 

No hay comentarios: