martes, 22 de diciembre de 2015

LAS ESTRATEGIAS.



Hoy, dos días después de la celebración de las Elecciones Generales nos encontramos con declaraciones de los partidos con posibilidades de gobernar o que tienen en sus manos la llave que pueda abrir la puerta de las negociaciones en las que unos luchan por conseguir los votos necesarios que le puedan conceder el premio de La Moncloa y otros, tratando de hundir a sus rivales poniéndolos ante la opinión pública como poco solidarios o interesados en mandar al PP a la oposición y a Rajoy a los sillones del Parlamento que le garantizarían cuatro años luchando contra el poder legalmente constituido.

El pueblo está observando a un partido como Ciudadanos que se las prometía muy felices porque las encuestas le daban en algunos momentos la posibilidad de ser segundos y de la noche a la mañana se encuentran con solo 40 diputados y cuartos en el Parlamento. Ante esta situación, el presidencialista Albert Rivera saca de dentro lo que todos los españoles intuían y dice que para que las cosas se arreglen y en España se pueda gobernar, lo que se debe hacer es que ellos se abstendrán en el momento de la votación para la investidura de Rajoy y que el PSOE debe hacer lo mismo para facilitar la gobernabilidad. En ese momento ha destapado las esencias de sus principios en la Juventudes del PP y ha demostrado que lo que muchos han pensado de que Ciudadanos es “la marca blanca del PP “ se estaba cumpliendo.

Por otra parte, el PSOE se mantiene en la idea de votar “no” o lo que es lo mismo contra Rajoy con lo que obligaría al PP a buscar alianzas con los nacionalistas o desistir de la Presidencia si no consigue los apoyos necesarios.

En cuanto al PSOE, es posible, que se decida a llegar a un acuerdo con PODEMOS y otra fuerza políticas y de no llegar a un acuerdo, que se vuelvan a celebrar elecciones allá por el mes de Mayo.

¿Y qué decir de PODEMOS? Parece que Pablo Iglesias – por las condiciones que quiere imponer – siendo el líder de la tercera fuerza de este país con 69 escaños y que en cierto modo se cree el ganador de las elecciones. Impone unas condiciones que él sabe que nadie va a considerarlas y así logra que se tenga que ir a otras elecciones en las que piensa que puede lograr la mayoría que le conduzca a La Moncloa.

Así están las cosas: Un PSOE que no puede ayudar a Rajoy a llegar al Gobierno porque estaría traicionando el voto de más de cinco millones de españoles que le han votado para “ sacar “ y no “ meter “ a Rajoy en Moncloa.

Por otro lado, PODEMOS que hará todo lo posible para que se celebren nuevas elecciones con la idea de que así ellos podrían lograr los votos necesarios para poder gobernar y un PP que se está presentando con un Rajoy dialogante y sumiso dispuesto a dialogar con todos si con eso llega al poder y unos partidos nacionalistas que esperan pacientemente porque saben que en algún momento alguien tocará a sus puertas pidiéndoles auxilio y en ese momento se aprovecharán de la situación sin mirar las siglas del partido que ha tocado a sus puertas.

No hay comentarios: