jueves, 17 de diciembre de 2015

LA AGRESIÓN AL SR. RAJOY.


Ayer nos llevamos una desagradable sorpresa cuando por la tarde estábamos viendo la Televisión y nos dimos de bruces con un energúmeno que agredía al Presidente de nuestro país en medio de una gran multitud y una escolta de doce policías cuya misión era simplemente evitar casos como el que estaba sucediendo.

Sabemos que los actos públicos en los que cualquier candidato se adentra en la muchedumbre de cualquier ciudad, barrio o pueblo puede ser peligroso, pero lo que no podíamos esperar era que agredieran al Sr. Rajoy en la ciudad donde ha vivido durante toda su vida.

Hoy, los medios se preguntan si no existió una relajación de la vigilancia del Presidente o si simplemente fue el propio Presidente el que confiaba que en su ciudad era donde más seguro se podía encontrar.

De todas formas nos preguntamos que si en lugar de ser un chico menor de edad que al parecer está un poco desequilibrado hubiera sido un terrorista, hoy en toda España estaríamos llorando por cientos de muertos en una masacre.

No podemos bajar la guardia de la seguridad en los tiempos que vivimos y menos cuando se trata de la persona que aun ostenta la Presidencia del Gobierno.

Si bien es necesario revisar la seguridad de todos aquellos que necesiten disponer de ella, no es menos cierto que los políticos deben tener más cuidado cuando se está en medio de un remolino de personas y su seguridad se puede ver debilitada.

Nos pareció muy acertado que el Sr. Rajoy pidiera que no se aprovechara esa agresión para enarbolarla políticamente, aunque algunas voces han intentado relacionar el debate del cara a cara entre los Sres. Sánchez y Rajoy como fuente en las que podía haber bebido este descerebrado muchacho gallego. Lamentable que existan todavía personas que prefieran “ embarrar” estas elecciones si con ello llegan a lograr un puñado de votos.

Desde este modesto blog queremos que el Sr. Rajoy se recupere de ese mal momento y que el domingo día 20 los españoles sean los que decidan democráticamente quien será el que habite la Moncloa en los próximos cuatro años.






No hay comentarios: