lunes, 28 de diciembre de 2015

EL MARQUÉS SE ATRINCHERA.




Para los canarios que como yo que no entendemos de leyes nos parece que lo que está ocurriendo en el Ayuntamiento de La Oliva en Fuerteventura es propio de una película de Berlanga en los años cincuenta del siglo pasado. Este municipio majorero de 24,000 habitantes ha tenido como alcalde a Domingo González Arroyo más conocido como “El Marqués de las Dunas” un hombre de gran poder económico que salió del PP y se montó el Partido Progresista Majorero (PP Majo) y participó en las elecciones del pasado mayo donde el consistorio de La Oliva, municipio clave en el turismo de Fuerteventura, quedó absolutamente fragmentado, con seis formaciones todas alejadas de la mayoría absoluta. González Arroyo obtuvo el bastón de mando con los votos de su partido.

Quince días después de asumir la Alcaldía, el Marqués de las Dunas recibió una condena de nueve años de inhabilitación para los cargos de alcalde y concejal por permitir una cantera ilegal en su anterior etapa como regidor, que acabó en 2003.

¿Pero que hizo Don Domingo? ¿ Se marchó del Ayuntamiento?¿No hizo caso a la condena que le habían impuesto?

Pidió una aclaración para ganar tiempo, en octubre se rechazó su solicitud. El 17 de diciembre pasado la Junta Electoral Central remitió al Ayuntamiento de La Oliva la credencial para que Pedro Amador, primer teniente alcalde y del mismo partido que González Arroyo asumiese la alcaldía. Sin embargo, el pasado miércoles, 23 de diciembre el ex alcalde ingresó en el Consistorio y se atrincheró en la oficina de alcalde y al parecer Don Domingo como si fuera su casa se llevó las llaves del Ayuntamiento con dos…………..

Mientras tanto, el Teniente Alcalde que tiene que tomar el cargo espera a hoy lunes para que le abran las puertas del Ayuntamiento porque antes del 31 de diciembre han de realizar varias votaciones que podrían suponer la pérdida de más de tres millones de euros si no se celebra el pleno que habilita las decisiones.

Y nosotros nos preguntamos : ¿ Dónde están las autoridades que no detiene a este Sr. no solo por no cumplir lo que le marca la Ley sino por llevarse las llaves del Ayuntamiento como si este fuera su finca privada?

¿Estaría las autoridades tan tranquilas si en lugar de ser Don Domingo Marqués de las Dunas hubiera sido un vecino de ese pueblo?

Con casi toda seguridad ese vecino estaría hoy declarando ante un juez, pero Don Domingo es intocable en el norte de Fuerteventura donde es el Virrey que hace y deshace a su antojo y no hay nadie que le levante la voz porque lo deja afónico para siempre.

Es una vergüenza que noticias como estas ocurran en nuestras islas porque quedamos como analfabetos integrales ante el resto del mundo.

No hay comentarios: