martes, 1 de abril de 2014

OBIANG, ROUCO Y SU GUERRA CIVIL.


Ayer los españoles nos llevamos un sofoco durante el funeral celebrado en la Almudena por el fallecimiento del Presidente Adolfo Suárez. Este sofoco y la subida de la tensión arterial tuvieron como protagonistas al Presidente de Guinea Ecuatorial el dictador Teodoro Obiag y en segundo lugar la homilía pronunciada por el decrépito ultra derechoso cardenal de Madrid Rouco Varela al convertirse en el protagonista del acto relegando a segundo término al muerto, a su familia, al Rey, al Gobierno, a la oposición y a todos los españoles. Rouco ha querido marcharse al cementerio de los fracasados convencido de que ha sido el guerrero del antifaz que ha salvado a España de los rojos, homosexuales, abortistas, divorciados y pecadores ateos alejados de la palabra de Dios.

De Obiang poco podemos decir salvo que no tenía que haber estado en ese funeral, pero se ve que ha cambiado la política del PP respecto a Guinea y su petróleo, porque ha pasado de dar cobijo y dinero a los componentes de la oposición guineana a la invitación del que ellos han considerado dictador y asesino hasta el extremo de proporcionarle la posibilidad de dar una conferencia en Bruselas en el Instituto Cervantes. ¿Qué hay detrás de esta nueva amistad del PP y Obiang? Esperamos que alguien del PP nos diga por qué se le está dando ese trato preferente al dictador africano.

En cuanto a Rouco consideramos que es una vergüenza intolerable que este Sr. aprovechándose de condición de representante de la Iglesia Católica compare la situación de los momentos de la Guerra Civil con los momentos actuales en España. Este personaje ha perdido el norte desde hace mucho tiempo y al parecer sigue añorando los tiempos en los que entraba el Dictador Franco bajo palio a las Catedrales.

Lo más lógico es que este hombre tenga prohibido seguir hablando de España y sería muy interesante que pidiera perdón a los españoles por los pecados de soberbia e intolerancia con que nos ha tratado en los años que ha estado desempeñando su cargo. 

Mientra tanto, el PSOE ha reprochado al Gobierno invitar al dictador con dinero público para dar conferencias mientras ha cortado la financiación, condenado a su "cierre", a las sedes que la Universidad de Educación a Distancia (UNED) tiene en Guinea. Por su parte, el diputado de la Izquierda Plural Gaspar Llamazares calificaba de "vergonzosa" la invitación a Bruselas de Obiang cuando donde debería estar es "a disposición de la Justicia" por dirigir una "dictadura cleptómana" que viola los derechos humanos y se queda con casi todo el dinero de los recursos petrolíferos del país.

Obiang ha defendido que Guinea Ecuatorial constituye "el único país africano" cuyo "idioma oficial o materno" es el español y ha recordado que es "el único vehículo" de comunicación entre todos los grupos étnicos del país y que le identifica "en el contexto internacional" pese a la predominancia de otras "lenguas fuertes" como el francés, el inglés y el portugués en el contexto geopolítico del país.

El dictador ecuatoguineano ha puesto en valor que su país "está defendiendo el español en el contexto de sus relaciones" no sólo en África sino también a nivel internacional y ha recordado en este sentido que su Ejecutivo "ha exigido que el español sea reconocido como una lengua de trabajo" en organizaciones regionales como la Unión Africana, la Comunidad Económica de Estados del África Occidental y la Comisión del Golfo de Guinea entre otras.

. En cuanto al expresidente de la Conferencia Episcopal desató la polémica al alertar de que "los hechos y las actitudes que causaron la Guerra Civil" pueden repetirse. A pesar de que Rouco Varela no dejó pasar la oportunidad de introducir mensajes con carga política durante la misa funeral en honor al expresidente, el PP ha evitado pronunciarse sobre sus palabras al asegurar que no valora las homilías.

El PSOE ha calificado como "indignantes" esas palabras. "Fueron unas declaraciones claramente inadecuadas, inapropiadas, fuera de lugar y fuera de la realidad", ha declarado la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, que ha señalado que tras esta homilía "ha llegado el momento" de plantear que los funerales de Estado y otros actos sean laicos.

La Izquierda Plural considera que el cardenal hizo un "flaco servicio" a la Iglesia al agitar "fantasmas". Además, ha expresado que la jerarquía de la Iglesia "no es la más apropiada" para hablar de la Guerra Civil. "Debería mirárselo mucho", ha comentado Centella para quien esas palabras no fueron "una aportación a la convivencia", sino una manera de "levantar muros".

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha tachado de "absolutamente impresentable" la homilía y ha considerado "inapropiado" que sonara el himno nacional durante la consagración. Rosa Díez asegura que el funeral de estado "merecía un rigor, una seriedad y un respeto" que no se cumplió.

ERC ve "poco cristiano" que el cardenal invocara "la guerra, la herencia de la guerra o el espectro de una guerra". El portavoz de la formación en el Congreso, Alfred Bosch, da por hecho que la alusión a actitudes que pueden volver a provocar una guerra se refiere a la situación política catalana, aunque Rouco Varela no lo mencionara, y ha recordado que así lo han entendido también todos los medios de comunicación. "Tenía esa intención política e iba en esa dirección", sostiene.

Por su parte, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha expresado que el cardenal ha demostrado que "desdeña la democracia basada en la voluntad de las personas y los pueblos". Urkullu considera que la "Transición no quedó bien cerrada como muestran las palabras del arzobispo de Madrid, que tiene un concepto de los ámbitos de la religión y la política no superados desde aquel tiempo".

Los únicos que no han criticado las palabras de Rouco - o al menos no han salido en la prensa – han sido los dirigentes del PP, pero si observamos una foto que reproducen hoy casi todos los diarios veremos como Rajoy casi se arrodilla para besar el anillo del Cardenal así podemos entender que el lazo de unión Iglesia- PP está atado y bien atado. Como habría dicho al que se le conocía por Paco el del Ferrol. 







No hay comentarios: