jueves, 10 de abril de 2014

NUNCA SERÁ TARDE PARA APLICAR LA JUSTICIA.


La Agrupación de Familiares de Víctimas de la Fosa del Cementerio Civil de Valencia, el Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica y la Fundación FIBGAR son los convocantes de un acto que cuenta con el respaldo de partidos políticos de izquierda y las fuerzas sindicales y la participación de Baltasar Garzón.

La Ley de la Memoria Histórica que nunca ha visto la luz en esta nación, vuelve este domingo a convertirse en noticia ya que el juez Baltazar Garzón se sumará al homenaje que se celebrará en el Cementerio General de la ciudad de Valencia a personajes destacados de los valores republicanos y a las víctimas que se encuentran o fueron en su día enterradas en las fosas comunes de este camposanto. Las asociaciones memorialistas tienen especial empeño en recordar a Teófilo Alcorisa, el padre del guerrillero, cuya exhumación, pese a haber sido aprobada por el Ayuntamiento tras cinco años de negativas y con una denuncia judicial interpuesta, aún no se ha iniciado.

“Hace poco, a finales de febrero, tras casi cinco años de bloqueo se produjo un sorprendente acuerdo por el cual el Ayuntamiento accedía a la exhumación de Teófilo Alcorisa, “El Padre del Guerrillero”. Pero, como es habitual, todo indica que entramos de nuevo en la “liturgia” de las trabas e impedimentos que en la práctica vuelven a retrasar algo que los hijos de Teófilo esperan con ansiedad”,

“Es un día para mostrar apoyo a la familia, especialmente por parte de quienes ya obtuvieron, entre grandes luchas, lo mismo en otros pueblos y ciudades. Y este año se necesita con más urgencia reivindicar y conseguir el objetivo aunque se tenga que pasar por el calvario de una exhumación”.

Teófilo Alcorisa fue asesinado en 1947 tras su detención por la guardia civil que quería saber el paradero de su hijo guerrillero en la zona de Levante. Precisamente este hijo que hoy cuenta 91 años y su hermana, también de elevada edad han estado buscando los restos de su padre hasta que consiguieron localizarlo junto con otras familias de desaparecidos, en el cementerio de Valencia.

El Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica venía solicitando permiso al Ayuntamiento para exhumar los restos de Teófilo Alcorisa desde enero de 2009. “Nunca emitieron una resolución, ni negativa ni positiva”, recuerdan.
Ante la actitud municipal pidieron ayuda al despacho de abogados de Baltasar Garzón quien manifestó su voluntad de representar a la familia pro bono presentando una denuncia ante el juzgado de instrucción número 7 de Valencia el 19 de febrero.

Esta situación llevó también a que el diputado socialista José Luis Ábalos presentara días después en nombre de su grupo, una Proposición no de Ley, instando al Gobierno de España “a reconducir la situación creada por la Resolución denegatoria de la exhumación de Teófilo Alcorisa emitida por el Ayuntamiento de Valencia el 27 de diciembre de 2013”.

Tras la burocracia y la reivindicación están las personas. Como Pilar Alcorisa, la hija de Teófilo que en febrero de 2012 como durante sesenta de sus 83 años, se había dedicado a buscar el paradero de su padre. Y los deseos que tiene acabar con esta pesadilla que empezó cuando era una niña de seis años y fue testigo de cómo la guardia civil llegó un día a su hogar buscando a su hermano Pedro que se había echado al monte de guerrillero. Allí empezó la pesadilla que aún no tiene punto final.





No hay comentarios: