lunes, 17 de marzo de 2014

UN ALMUERZO CON CONSECUENCIAS.


Cuándo toda España tenía presente una fecha como la del 23 F en las que un grupo de facinerosos intentaron dar un Golpe de Estado a un gobierno democrático ocupando el Parlamento y secuestrando a todos los parlamentarios elegidos por el pueblo, en Valdemoro el Jefe de Reserva y Seguridad (GRS) nº 1 de Madrid llevaba a cabo un almuerzo en el que participó su padre y diversas personas implicadas en el intento de Golpe de Estado. 

El hasta ahora teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Díez, el 18 de febrero celebró un almuerzo y a él acudieron "varios veteranos golpistas, entre otros, el excapitán Jesús Muñecas Aguilar, condenado a cinco años de cárcel por su participación en el 23-F" , además de su propio padre el teniente Antonio Tejero Molina, la cara más visible del golpe de Estado del 23-F, que fue condenado a 30 años de prisión por un delito de rebelión militar

El capitán Muñecas por su parte, está reclamado por la justicia argentina por un delito de torturas durante la época franquista. La jueza Martía Sevini de Cubría solicitó su extradición, así como la del ex inspector José Antonio González Pacheco, alias Billy El Niño, el pasado mes de septiembre. 

Por este almuerzo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha cesado al teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Díez, como jefe del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), número 1, de Madrid, ubicado en Valdemoro. 

Nos parece que el Ministerio del Interior ha puesto las cosas en su sitio. Los homenajes a golpistas que lo realicen en sus casas o en locales alquilados con su dinero, pero nunca en un acuartelamiento de la Benemérita tratando como héroes a unos personajes que intentaron cambiar nuestras vidas de la noche a la mañana convirtiéndose en los salvadores de la patria. 



No hay comentarios: