martes, 18 de marzo de 2014

ROJO SE PASÓ DE ROSCA.


El pasado sábado en el programa de debate de La Sexta Noche, escuchamos con asombro el ataque furibundo del periodista Alfonso Rojo a su compañero de tertulia Pablo Iglesias al que trató de una manera impropia de un periodista y de una persona que se jacta de haber pasado por la Universidad y ser un empresario de un medio de comunicación.

Nosotros, después de ver el programa pensamos que lo menos que podía hacer el Sr. Iglesias era querellarse contra Alfonso Rojo por los insultos recibidos entre los que destacamos el de “mangante” y “chorizo”.

Pero en lugar de estar callado, el Sr Rojo en la televisión de los obispos que le puso la alfombra roja para que contestara a Pablo Iglesias, que había anunciado que emprendería acciones judiciales contra el director de Periodista Digital . Este se crece y dice: “En España no cabe ni un gilipollas más. ¿Qué hay demandas? Pues que les den”, contestó Rojo en El Cascabel, la tertulia política que Antonio Jiménez exportó de Intereconomía a 13TV. “No le voy a decir a su abogado donde tiene que poner la boca, porque me da igual, si quieren querellarse, que se querellen”

A Rojo no le tocaba ir esa noche pero tras lo ocurrido, se convirtió en el “invitado especial” de la noche, tal y como recoge su propio periódico. Y tan especial, Jiménez le cedió el micrófono para, entre otras cosas, negar que perdiera los papeles en la Sexta burlándose de “el plural de Sopena”, en referencia a este periódico. Nada de autocrítica, sólo, según su versión, se soliviantó un poco. “Estuve decibelios por encima de mi tono y más agresivo, y explico por qué: hubo un momento en el que me dijeron algo, y cuando fui a contestar, el moderador me dijo que no. Entonces me solivianté. Como introducción, Albert Einstein decía que dar ejemplo no es una forma de educar, es la única. Hay que dar ejemplo, que es fundamental”

Sin embargo, no es él quien tiene que dar ejemplo sino la “izquierda alucinada”, que es como él llama a Pablo Iglesias y los suyos. “Manda huevos que este tipo defienda a Venezuela. En lo que va de mes han matado a 28 personas. Alguien que cobra dólares de un régimen manchado de sangre no puede dar lecciones”, aseguró subrayando que cobraba del Gobierno de Venezuela 320.000 euros.

Rojo aprovechó para atizar también al juez Elpidio Silva. Todo ello para aclarar la condena “por mentir” de la que le había acusado Iglesias. “No es eso”, negó Rojo y explicó que habían publicado una información sobre el magistrado en la que los usuarios, en los comentarios “lo pusieron a parir, llamándole tarado, medio loco…”. Según su relato, en cuanto tuvieron noticia de los mismos, los retiraron de inmediato. “Después me llama un día, Elpidio, para arreglar las cosas, y me pide discretamente 200.000 euros (…) Quería una reparación moral. Pero discretamente, 200.000 euros”.

Durante su monólogo, Rojo llegó a asegurar que “la bandera republicana en este país es ilegal”, un comentario que hasta sus conservadores contertulios tuvieron que decirle que estaba equivocado. Pese a su metedura de pata, Rojo insistió equiparándola a la bandera preconstitucional: “¿Qué diferencia hay entre esa y la del águila?”.

El Sr. Rojo ha dejado claro en qué lugar está ubicado políticamente, ya no le vale querer ir por la vida como liberal cuando ha demostrado que está muy a la derecha de cualquier ideología conservadora. 

Cualquier profesional que se preciara tendría que aprovechar el mismo medio donde ha dicho tantos disparates para disculparse, de lo contrario cada vez que le vean en algún programa los televidentes tendrán el derecho de no creer nada de lo que pueda decir. Esta vez se hizo posible la frase:” Por la boca muere el pez”

No hay comentarios: