viernes, 28 de marzo de 2014

LA SANIDAD EN CASTILLA- LA MANCHA.


Lo que ocurre en la Comunidad de Castilla- La Mancha bajo el mando de la Sra. María Dolores de Cospedal no tiene ninguna explicación, salvo que detrás de sus decisiones se encuentren personas que quieran rodarle la silla y dejarla sin la Presidencia.

Esta vez ha sido la Consejería de Sanidad que dirige el polémico José Ignacio Echániz, uno de los consejeros preferidos por María Dolores Cospedal la que ha dado la campanada. El caso es que los médicos residentes de primer año tuvieron que ir obligatoriamente a una ponencia sobre el aborto ofrecida por uno de los tres sacerdotes con los que cuenta en nómina este centro sanitario, según ha denunciado el sindicato CC OO después de hablar con testigos presenciales y ser corroborado por el coordinador del Comité de Ética Asistencial, Rafael Magro, organizador de la charla y responsable, además, de fijar los contenidos y nombrar a los ponentes.

El curso obligatorio para médicos residentes del Hospital bajo el título “Introducción a la Bioética”, se vio malogrado porque el encargado de impartir la ponencia comunicó su imposibilidad de participar en la misma debido al fallecimiento de su madre, “por lo que desde la coordinación de la actividad docente se planteó que la charla fuera impartida por Felipe Corella Martínez, uno de los sacerdotes del Hospital”.

“¿Pero a quién se le ocurre poner a un cura para dar una conferencia a médicos sobre el aborto?, pero si esa persona, al margen de su valía o no, es la más imparcial y subjetiva de cuantas se podrían haber elegido”, enfatiza una sindicalista. Y razón no le falta porque, testigos presenciales aseguran que la conferencia/ponencia del cura, próximo al Opus Dei, según fuentes hospitalarias, fue de todo menos una exposición independiente y profesional. “fue — dicen estos profesionales– un sermón sobre el aborto”.

Exposición que llevó a varios médicos residentes a abandonar el salón, a pesar de que el curso era obligatorio para cumplir con sus objetivos docentes. Pero el dogmatismo religioso aplicado por Felipe Corella fue superior para muchos de estos facultativos. 

Esta es una manera de llevar a cabo su campaña contra el aborto por parte del gobierno y el Partido Popular obligando a médicos que en el futuro deben tomar serias decisiones a asistir a la homilía de una Iglesia muy lejana a los problemas del pueblo y muy cercana a los planteamientos de aquellos que pueden mandar a sus hijas a abortar a Londres con el pretexto de ir a practicar inglés.







No hay comentarios: