martes, 18 de marzo de 2014

HUELGA DE IGLESIAS.


Los que pensábamos que la Conferencia Episcopal sufriría un cambio con la llegada de Ricardo Pérez Blázquez como presidente y José María Gil Tamayo como Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, nos hemos quedado como estábamos al ver las declaraciones de José María Tamayo quien ha asegurado que la cuestión de la malformación del feto en el anteproyecto de Ley del aborto no es negociable.
¿Negociable con quién?¿Que poder tiene la Iglesia frente a los parlamentarios elegidos por el pueblo?¿ Quiénes son estos Sres. para poner condiciones?

Tamayo ha dicho que el supuesto de malformación del feto no es “negociable” y sobre la imposición de la asignatura de Religión en Bachillerato ha exigido al Ejecutivo que ponga impedimentos para que las Comunidades Autónomas no puedan librarse de esa exigencia de los obispos.

Según el secretario general de la CEE, “un niño en el seno de la madre con deficiencias no es intercambiable por una negociación política” y ha exigido a los políticos que no hagan de este tema “un arma arrojadiza, de controversia electoral”.

Según él, hay que ayudar a la mujer “no en una opción entre libertades” sino con medidas que “acompañen y faciliten que una mujer no se vea en esa tragedia” de tener que elegir “la muerte de un hijo”. La maternidad, según Gil Tamayo, “no es algo por lo que haya que dar el pésame a una mujer”.

El PSOE manifiesta: “Lo que no es negociable es la libertad de las mujeres, que el Estado está obligado a garantizar”. Señalan que, aunque se matice el anteproyecto, éste supone “un ataque a la libertad de decisión de las mujeres sobre su vida y su maternidad” y “hará imposible el aborto legal en España, incluso en aquellos supuestos permitidos, tales como violación, riesgo para la salud física y psíquica”. “El camino para conseguir un aborto legal y seguro es una tortura que tendrá repercusiones sobre la vida futura de cualquier mujer que decida abortar.

“Sólo las mujeres con dinero podrán abortar de manera segura, el resto se verán obligadas a la clandestinidad y al aborto inseguro, arriesgando su salud y su vida”.

“Nadie puede obligar a una mujer a ser madre cuando no lo desea, y menos cuando se están recortando recursos y servicios de atención a menores y personas en situación de dependencia por parte del mismo Gobierno que impone y obliga a la maternidad”,

Una vez más la Iglesia española se mete donde no la llaman e intenta que los españoles se plieguen a los caprichos de unos dirigentes carcas incapaces de hacer un cambio y ponerse al lado de los pobres y no de los poderosos a los que siempre han estado defendiendo. Las mujeres españolas sea cual sea su edad, deben hacer una huelga de iglesias y negarse durante algunos fines de semanas a asistir a misas y cualquier celebración que se hicieran en un templo. Estamos seguros que en cuanto un acto de protesta y rebeldía se produjera un par de semanas, la Iglesia cambiaría de opinión.

Propongo desde este modesto blog que las mujeres de este país comiencen una “Huelga de Iglesias “ en defensa de sus derechos y libertades.

No hay comentarios: