jueves, 20 de marzo de 2014

ASISTENTES A LA COMIDA EN VALDEMOROS.


Para muchos españoles que han seguido esa comida en las instalaciones de la Guardia Civil de Valdemoros celebrando el 23 F, seguramente les ha picado la curiosidad en saber quiénes fueron los invitados. Hoy conocemos por medio de la prensa que esos personajes fueron dos coroneles, un capitán, un notario de Valdemoro y un empresario, además del exteniente coronel Tejero, fueron los invitados del hijo de este, el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Díez, a la paella en la sede del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 1 del Instituto armado, en Valdemoro (Madrid). Los coroneles, ambos en la reserva, fueron Francisco Ignacio Román y Antonio Benítez. El capitán fue el conocido Jesús Muñecas, mientras que ESTRELLA DIGITAL no ha podido determinar la identidad de los dos civiles agasajados ese día.

Francisco Ignacio Román estuvo acusado por su participación en el 23 F, si bien fue declarado absuelto en 1983. Su papel consistió en establecer un cordón de seguridad alrededor del Congreso mientras Tejero lo tomaba con el resto de la agrupación de guardias civiles el Hemiciclo. Román, entonces capitán, fue arrestado por el mismísimo director General de la Guardia Civil, el general Aramburu Topete, a las pocas horas de comenzar el golpe de Estado. Aunque se solicitó seis años de cárcel (luego reducidos a uno y medio) para él, fue puesto en libertad provisional y finalmente absuelto. Continuó su carrera y ascendió a coronel el 1999, fecha en la que pasó a ocuparse de la jefatura de Armamento de la Guardia Civil. En 1991, irónicamente, fue jurado en el concurso oposición de acceso a la Guardia Civil de la materia de Derecho Constitucional. Ahora se ve que tenía mucha más afinidad con Tejero de la que pensó el tribunal militar en su día.

Por su parte, el coronel Antonio Benítez no tuvo relación alguna con el 23 F. Como hecho más destacado de su carrera consta que fue coronel-director del Colegio de Guardias Jóvenes, de Valdemoro.

El capitán Jesús Muñecas tuvo una participación muy activa en el 23 F, ya que fue quien se dirigió en el estrado del Hemiciclo a los diputados secuestrados y habló de “una autoridad militar”. También se ocupó de desarmar al general Alcalá Galiano, enviado del general Gabeiras para pacificar la revuelta golpista. Ha sido acusado de torturas en Tolosa en los años 80 y está reclamado por la Justicia argentina. Expulsado de la Guardia Civil, su carrera profesional ha estado siempre cercana al mundo de la hípica.

No ha trascendido la identidad de los otros dos invitados, un notario de Valdemoro y un empresario de nombre Manuel, aunque sí que formaban todo un grupo de septuagenarios.

Los presentes en la comida desvinculan cualquier ánimo de exaltación del 23 F, a pesar de la cercanía de la fecha, y señalan que entre quienes servían la paella estaban dos hijos de Tejero, el teniente coronel al mando de la instalación y Ramón, sacerdote. Dos agentes del GRS fueron los que se tuvieron que ocupar de cocinar la paella para los invitados de su jefe, el teniente coronel Tejero Díez.

Después de leer esta noticia, seguimos pensando que este Teniente Coronel e hijo de Tejero se pasó en sus atribuciones y además no es suficiente dejarle fuera del mando, sino que creemos que debían haberlo expulsado del Cuerpo como ejemplo de lo que no se debe hacer en una Institución tan prestigiosa como la Guardia Civil.



No hay comentarios: